Cerrar
Diciembre 2014 – Noticias y Novedades
El estudio de las estrellas en el tiempo de los Inkas

Desarrollaron una compleja cultura en la cual se relacionaban los elementos de la naturaleza, tanto terrestres como celestes, atribuidos de significaciones religiosas, sociales y políticas

- Por Christian Vitry, Montañista y Antropólogo-


Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


“...y aunque el mes es conocido, no lo es precisamente el día, y para conocer cuando ha de ser, se asienta el Yañac [yanca o astrólogo] en cierta parte y aguarda al salir del sol, y mira si comienza a asomar por cierta parte de un cerro que ya tienen marcado y en legando el sol a la señal da aviso a los oficiales.” (Carta Annua, 1609).

Volcán Llullaillaco visto desde el Sur. Foto: Christian Vitry

Observatorio solar mas antiguo de america Chankillo, Peru. Foto: www.newswise.com

“Astrólogo poeta que save del ruedo del sol y de la luna y [eclipse] y de estrellas y cometas ora, domingo y mes y año y de los quatro vientos del mundo para sembrar la comida desde antigua.”(Guamán Poma. 1615)

Los Inkas, como tantas sociedades contemporáneas y precedentes a ellos, desarrollaron una compleja cultura en la cual se relacionaban los elementos de la naturaleza, tanto terrestres como celestes. Objetos naturales y artificiales que fueron cargados de significaciones religiosas, sociales y políticas, que rigieron y organizaron la vida social en los tiempos precolombinos.

El hecho de observar el cielo y regirse por la regularidad de los astros para las actividades agrícolas no es exclusivo de los Inkas. De hecho, la cosmología incaica se desarrolló sobre la base de los conocimientos andinos preexistentes, los que conformaron un complejo sistema donde se relacionaban varias huacas (santuarios) tales como montañas, cuevas, manantiales, lagunas, muchaderos (rocas o lugares destinados al culto), apachetas y otros elementos en el/del paisaje, con las “ánimas” o espíritus. Desde tiempos ancestrales el sol junto a la luna fueron utilizados con fines astronómicos, conformando un calendario estrechamente vinculado a las actividades agrícolas. Los Inkas potenciaron e institucionalizaron estos conocimientos astronómicos, convirtiéndolos en una fuente de poder y dominación.

Volcán Llullaillaco visto desde el Sur. Foto: Christian Vitry

Vista aérea del observatorio solar de Chankillo, Ancash a 320 km al norte de Lima, Peru. Foto: www.hidraulicainca.com

El Corincancha –Templo del Sol- ubicado en el corazón del Cusco y que fuera el edificio más importante de la vida religiosa y política de los Inkas, estaba conformado por un conjunto de templos dedicados a las diversas deidades como el Sol, la Luna, el Trueno, las Estrellas, el Arco Iris y Viracocha (dios creador). El Puchao (luz del sol) representaba el icono central del Corincancha y, en el apogeo del imperio, se convirtió en un sinónimo del gobierno dominante. El Sol (Inti) era el propio Inka y se lo representaba con el dorado metal, que tanta codicia despertó en los conquistadores europeos y despierta en los huaqueros (profanadores) contemporáneos.

Los astrónomos-astrólogos indicaban con exactitud el momento de realización de las principales ceremonias como el Inti Raymi (solsticio de junio), el Capac Raymi (solsticio de diciembre), el Coya Raymi (equinoccio de primavera), todas vinculadas con la siembra y cosecha del maíz, alimento sagrado cuyo color también o relacionaron con el sol.

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

Templo del Sol en Machu Pichu. Construido justo encima de una gran roca natural era usado por los Incas como Calendario Astronómico. Como puede observarse en la parte superior izquierda, el día 21 de junio (solsticio de invierno en el Hemisferio Sur) el Sol entra por una de las ventanas al amanecer. Foto: www.astroaula.net

Volcán Llullaillaco visto desde el Sur. Foto: Christian Vitry

La construcción de piedra llamada Intihuatana tenía un usao astronómico por los incas. Foto: Eric Miraglia, www.flickr.com

Por otra parte, la arquitectura de los principales edificios estuvo en función del movimiento de los astros en el firmamento y su aparición sobre el horizonte. Desde estos edificios, a través de ventanas o puertas se observaban en los contornos de las montañas vecinas la salida y puesta del sol, asimismo se estudiaba el desplazamiento de luces y sombras proyectadas sobre las paredes. Sobre los cerros que rodean al Cusco, los Inkas, construyeron elevados pilares o torres que indicaban con exactitud los cambios de estación, y que fueron empleados para dividir el año solar en doce meses.

Los funcionarios encargados de observar el cielo y la proyección de las sombras se llamaban Yancas y existen evidencias documentales que sugieren que, para el registro “escrito” de años y meses, estos especialistas utilizaban los quipus (sogas de diferentes colores anudadas), tal como se observa en el gráfico que ilustra el presente artículo.

Volcán Llullaillaco visto desde el Sur. Foto: Christian Vitry

Astrólogo Inka o yanca, funcionario estatal especializado en la observación del cielo y el manejo del calendario incaico.
Grabado de Felipe Guamán Poma de Ayala, nativo bilingüe (1540-1620), cronista de la época colonial

Volcán Llullaillaco visto desde el Sur. Foto: Christian Vitry

Quipus, también utilizados para astronomía inca. Foto: www.comunicacionyculturas.com

Como se sabe, el Tawantinsuyu estaba conformado por cuatro “provincias” (suyus) o unidades geopolíticas con el centro en el Cusco, desde donde partían caminos principales hacia cada uno de los suyus. La configuración espacial del estado incaico tenía carácter sagrado y estaba jalonada por una serie de huacas, unidas por líneas rectas imaginarias conocidas como ceques, que partían desde la capital hacia los confines del imperio.

Con relación a las estrellas, los Inkas concibieron un cielo poblado de animales y algunos elementos vinculados con la actividad productiva, “dibujándolos” tanto en los sectores estrellados como en los de total oscuridad. La Vía Láctea simbolizaba un río, de allí su nombre mayu (río). Las Pléyades (las cabritas) eran conocidas como collca (depósito de granos) y su movimiento se relacionaba con la producción del maíz. Venus, era llamado Chasca cuyllor o Pacaric chasca o Pacari cuyllor, entre otros nombres. El Cinturón de Orión (las tres Marías) era conocido como Chacana (líneas cruzadas o cruz). Además formaban constelaciones con las partes o “nubes” oscuras como la Machacuay (serpiente), Yutu (perdíz), Llamacñawin (los ojos de la llama con cría), Urcuchillay (llama macho), entre otros.

Volcán Llullaillaco visto desde el Sur. Foto: Christian Vitry

Constelación de la Llama. Foto: www.brujoinca.com

Como se puede apreciar en esta apretada e incompleta síntesis, la astronomía en el tiempo de los Inkas fue muy compleja y lejos estamos de poder comprender la real dimensión que tuvo en el mundo andino.

En las ciudades vivimos en un mundo artificial, totalmente desvinculados del medio natural “que nos rodea”, poco sabemos de la salida y puesta del sol, de los ciclos de la luna, los ciclos agrícolas, etc., no obstante, en el paisaje, donde se encuentran las huacas y en los edificios arqueológicos, que poseen claros lineamientos astronómicos, se atesora la información ancestral. Futuros estudios arqueoastronómicos o astroarqueológicos como se llama la especialidad, aportarán mayor información sobre este complejo calendario donde conjugan paisajes, astros, luces, sombras y diversas actividades sociales.

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

Calendario Inca según los grabados de Felipe Guamán Poma. Foto: www.urp.edu.pe

 

 

Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA