Cerrar
Noviembre 2014 – Noticias y Novedades
Los Inkas y el uso de plantas Alucinógenas en las ceremonias religiosas

Usaban sustancias con propiedades psicoactivas tanto para sus rituales
como para usos medicinales

- Por Christian Vitry, Montañista y Antropólogo-


Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


Los Inkas utilizaron una considerable cantidad de sustancias con propiedades psicoactivas tanto para sus ceremonias rituales como para usos medicinales. Sin embargo, el empleo de este tipo de drogas naturales utilizadas por ellos tiene sus orígenes en las profundidades del tiempo. Estudios arqueológicos comprobaron que en las sociedades andinas el uso de plantas alucinógenas data del 2.000 a.C. aproximadamente, asimismo, gracias al complemento de los estudios etnográficos se sabe que la forma de consumo se manifestaba por vía oral, nasal, fumando en cigarros, pipas, consumiendo las plantas o partes éstas y a través de enemas.

Volcán Llullaillaco visto desde el Sur. Foto: Christian Vitry

Recreación de la ofrenda a la Pacha Mama, Cusco, Perú. Foto: www.4bp.blogspot.com.ar

En los Andes, los utensilios más frecuentes relacionados con esta actividad fueron confeccionados en cerámica, rocas o hueso, con formas de pipas, tubos inhaladores y tabletas. Por otra parte, existen algunas manifestaciones artísticas plasmadas en petroglifos y pinturas rupestres que algunos investigadores interpretan como motivos relacionados con el consumo de tales sustancias o bien que fueron realizadas bajo el efecto de éstas.

En el continente americano es donde se registró la mayor diversidad de vegetales con principios psicoactivos, lo que se traduce en casi un centenar de plantas alucinógenas que formaron parte importante del mundo ideológico antes de la llegada de los europeos.

El consumo de plantas con propiedades psicotrópicas fue muy común en el mundo prehispánico, al decir común no se debe confundir con masivo ni cotidiano, pues, por lo que se sabe, el contexto de dicha actividad estaba restringido al ámbito religioso y el consumo era privativo de especialistas de una elite.

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

Richard Evans Schultes junto a indígenas de una tribu quienes le muestran una de las plantas utilizadas como alucinógenos.
Foto: www.entheobotanical.blogspot.com.ar

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

Utensilios para la inhalación de los preparados con plantas alucinógenas como el cebil. Foto: Pablo Trincado, www.flickr.com

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

Tablas antiguas de rapé. Foto: Pablo Trincado, www.flickr.com

Los vegetales portadores de estas propiedades capaces de causar en las personas sensaciones extrañas, interpretadas en ese momento en relación con lo mágico y sobrenatural, fueron considerados sagrados y de gran importancia en la vida social y religiosa, como muchos elementos de la naturaleza. Si contextualizamos el mundo inka en particular y andino prehispánico en general veremos que iteractuaban en un universo donde lo natural y cultural formaban una unidad indisoluble, donde las montañas fueron apus o dioses con los cuales las personas se relacionaron a través de un diálogo diferido mediado por las ofrendas, un mundo en el cual se creía que las piedras tenían almas, los espíritus habitaban en los manantiales y donde la muerte de un niño podía restaurar el equilibrio del universo. Donde la tierra y el mar se manifestaban como deidades femeninas (Pachamama y Mamacocha), un mundo dinámico de objetos inanimados con vida y sentir.

En este contexto cultural una enfermedad era el resultado de la ruptura del equilibrio con las fuerzas sobrenaturales, materializadas en elementos de la naturaleza, y, el contacto con las deidades se podía realizar mejor bajo los efectos de ciertas plantas portadoras de misteriosos poderes.

Magia, enfermedad, vegetales, astros y otros elementos se vinculaban en el calendario inka durante el mes de septiembre, momento en el que se realizaba la fiesta del Coya Raimi (festejo de la reina o gran fiesta de la luna), en la cual se expulsaban las enfermedades. Comenta el cronista Felipe Guaman Poma de Ayala que el inka mandaba a los pueblos a hombres armados como para la guerra, quienes lanzaban fuego con sus hondas diciendo en voz alta “¡Salgan, enfermedades y pestilencias entre la gente y de este pueblo! ¡Déjanos!, mientras se rociaban todas las casas y calles con agua limpiándolas. Esta fiesta la hacían en toda la extensión del Tawantinsuyu, desde el sur de Colombia hasta el norte de Mendoza y Sur de Santiago de Chile.

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

Cebil - Planta alucinógena utilizada por sociedades prehispánicas conocido también como Curupari, Curupau, Huilca, Wilka, Vilca o Villca. Foto: www.4bp.blogspot.com.ar

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

Molle - Planta utilizada por sociedades prehispánicas con fines alucinógenos. Foto: www.tequieroverde.com

Muchos investigadores del tema coinciden en que el uso de sustancias psicoactivas estaban relacionadas con ciertas enfermedades mentales, especialmente para el tratamiento de ciertos desórdenes depresivos que se manifestaban en personas de la elite inka, en familiares directos de los gobernantes, tal es el caso de la tercera Coya o Mama Cora Ocllo, esposa principal de Lloque Yupanqui Inca, quien sufría de esta enfermedad, dice Guamán Poma que ella comía muy poco, bebía mucha chicha y lloraba permanentemente. Se sabe también que Mayta Capac, el cuarto inka, era un hombre melancólico y de pocas luces.

En nuestra región existen numerosas plantas con tales propiedades que fueron usadas por las sociedades prehispánicas como por ejemplo el cebil, molle, tarco, palán palán y numerosas especies de hongos y cactáceas. De todas ellas la más emblemática es el cebil (Anadenanthera colubrina), árbol conocido también como Curupari, Curupau, Huilca, Wilka, Vilca o Villca.

Las semillas del cebil se fumaban en el noroeste argentino hace ya 4.500 años. En San Pedro de Atacama, ubicado al Norte de Chile, los arqueólogos excavaron numerosas tumbas y, en la mayoría de ellas, se hallaron utensilios relacionados con la ingesta ritual de cebil (tabletas de rapé, tubos inhaladores, morteros para triturar las semillas y pipas), lo interesante de esto es que el cebil crece a varios cientos de kilómetros al oriente de esta región, justamente en las Sierras Subandinas de nuestro país y su continuación hacia Bolivia.

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

Representación de las tablas de rapé, donde se realizaba el ritual de la ingesta de cebil. Foto: www.chileartesania.cultura.gob.cl

En el antiguo Perú, el cebil (Villca) cobró gran importancia religiosa, al punto que los sacerdotes de alta jerarquía y adivinos se les llamaba Villca Camayoc, a un santuario (huaca) lo llamaron Vilcacona, a una montaña adorada la nombraron Vilca Coto, un cordón montañoso de carácter sagrado se llamó y llama Vilcanota y quizá también la mítica ciudad de Vilcabamba ubicada en las proximidades de Machu Pichu esté relacionada con este nombre.

El nororiente argentino y oriente boliviano fueron los lugares de donde salía y se distribuía regionalmente el cebil, lo que implicó una compleja red de relaciones a través de rutas, sendas y caminos que fueron utilizados durante miles de años y que hoy apenas conocemos.

Geoglifo del camélido de mayor tamaño observado desde una distancia de 50 metros. Puna salteña. Foto: Christian Vitry

El dibujo de la esposa principal de uno de los gobernantes inkas sufría de lo que hoy se conoce
como depresión, posiblemente fuera tratada con sustancias vegetales con propiedades psicotrópicas
.
Grabado de Felipe Guamán Poma de Ayala, cronista de la época colonial


Christian Vitry
Coordinador del área "Antropología y Arqueología" del CCAM.

 

Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA