Cerrar
Agosto 2010 – Revista Digital Nro 27
Las viudas sacrificadas del Inka

El Inka que moría era seguido en su tumba por cierto número de sus mujeres y de sus sirvientes, ya sea que se ofrecieran voluntariamente en sacrificio o que fueran obligadas a ello

- Por Christian Vitry, Montañista y Antropólogo -

Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


“El muerto era seguido en su tumba por cierto número de sus mujeres y de sus sirvientes, ya sea que se ofrecieran voluntariamente en sacrificio o que fueran obligados a ello. En el curso de los funerales y de las danzas que se ejecutaban, las víctimas escogidas para acompañar al difunto eran emborrachadas con chicha y estranguladas.” (Metraux,1989).

Mujeres inkas. Foto: www.apreis.eu

La cita de Alfred Metraux ilustra uno de los capítulos de la historia de un estado precolombino que en su cenit acarició el sol y tuvo un colapso abrupto, desencadenado por la dorada ambición de un puñado de hombres de una Europa empobrecida. El alto grado de complejidad social del floreciente Tawantinsuyu lo podemos atisbar a través de las crónicas ibéricas, las que permanentemente nos ilustran sobre la vida cotidiana del que fuera el estado más grande de América.

Ante la muerte de un inka, la nobleza cusqueña organizaba grandes ceremonias tan festivas como dramáticas, en las que muchas personas morían para acompañar al Inka (que gozaba de una jerarquía casi divina) en la nueva vida que iniciaba, que implicaba su transformación en ancestro; las víctimas fueron principalmente las concubinas predilectas del difunto.

Payacona, Mujeres de unos cincuenta años que se dedicaban a tejer ropa y otras funciones que el estado les asignaba. Estas mujeres fueron llamadas paya, que se entiende como vieja media moza o viuda. Grabado de Felipe Guamán Poma de Ayala (1615). La viudez en el tiempo de los Inkas. Arqueología y Antropología

Payacona, Mujeres de unos cincuenta años que se dedicaban a tejer ropa y otras funciones que el estado les asignaba. Estas mujeres fueron llamadas paya, que se entiende como vieja media moza o viuda.
Grabado de Felipe Guamán Poma de Ayala (1615)

El Inka muerto continuaba reinando desde su panaca, formada por sus mujeres, sacerdotes, servidores, parientes, entre otros de su Corte, los que tenían la obligación de conservar en buen estado la momia del fallecido, guardar el recuerdo de su vida y logros obtenidos a través de las generaciones.

El nuevo líder que asumía gozaba de todos los poderes y privilegios, pero sus bienes eran limitados, pues estos pertenecían a las panacas de los ancestros que, aunque muertos, tenían poder en el gobierno, a través de su Corte. Por ello el nuevo inka debía procurarse sus bienes conquistando nuevas tierras y fundamentalmente reclutando mano de obra para generar recursos y engrosar los depósitos y ejércitos estatales.

Comentan algunos cronistas (Morúa 1946, Polo 1916) que en el funeral de Wayna Kapak se ofrendaron a más de mil personas en su honor, incluyendo niños y niñas, estos últimos en una ceremonia conocida como kapak kocha, cuyos ejemplos regionales bien podrían ser los “niños del volcán Llullaillaco”.

Wayna Kapak, undécimo inca. Dibujo de Felipe Guamán Poma de Ayala

Las viudas del Inka. Arqueología y Antropología

Mujeres inkas tejiendo. Foto: www.expresionesartisticas.blogspot.com.ar

Mujeres inkas. Foto: www.viajealatardecer.com


¿Qué ocurría con las viudas legítimas del Inka?

Durante el funeral, las viudas se vestían de negro y se tapaban la cara, su cabello era trasquilado y su rostro untado con un ungüento hecho de sebo y ceniza (Garcilaso 1968). El duelo tenía una duración de un año y se consideraba que era una buena viuda si hacía durar su luto por dos años (Poma, 1980).

Si la viuda era joven podía volver a casarse, pero con algún hermano o hijo del Inka difunto. Esta situación no era la más deseada; de hecho existió un mote en quechua: paya ikima waklliska que significa vieja viuda promiscua. Cabe aclarar que el termino paya significa vieja, pero cualquier viuda, independientemente de su edad era llamada así.

Si el marido había muerto en la guerra, la viuda, hijos y parientes cercanos recibían atenciones y cuidados especiales por parte de la comunidad a la que pertenecían y también del estado inkaico (Morúa, 1946).

MamaQoya, en la ceremonia del Inti Raymi se suele identificar con la Qoya mas conocida, Mama Anaguarque, la esposa principal de Pachacuteq. Foto: www.skyscrapercity.com

Vestimenta de la mujer inca, aclla. Foto: www.trebolanimation.blogspot.com

Todas las viudas continuaban tributando al estado, salvo las ancianas y las que pertenecían a los estratos privilegiados, es decir las que fueron Koyas del Inka.

El fallecimiento de la mujer legítima era considerado como un gran mal y el viudo, salvo los de alta jerarquía, no podían volver a casarse por el lapso de dos años.

Cuando los españoles mataron a Atahualpa, una de sus hermanas, que también fue su concubina, intentó suicidarse pero se salvó. Un cronista ilustra este hecho comentando que “Comenzaron los alaridos de las mujeres y de las otras, las que servían, haciendo dolorosas lamentaciones; quisieran muchas muy hermosas enterrarse con él, y como no se lo consentían, se apartaban y ahorcaban con sus propios cabellos y con cordeles...” (Cabello, 1951, V, III, V). La hermana y concubina de Atahualpa conocida como Lucía Clara Coya, tiempo después se casó con el español Diego Maldonado (Herrera, 1945). ¿Será un historia de amor? O como podemos advertir por la época, uno de los tantos atropellos cometidos por el poder de los invasores.

 

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña

    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA