Cerrar
Enero 2015 – Noticias y Novedades
Dorly Marmillod, Montañista, Aventurera y compañera fiel

Una historia de Amor y compañerismo junto a su esposo y las montañas

- Por Marcelo Lisnovsky -


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


Dora Eisenhut de Marmillod nació en Trogen, Suiza, el 9 de noviembre de 1914. A los nueve años la familia se trasladó a Montreux, a orillas del lago Léman, donde su madre abrió una pensión.

A los dieciséis años, conoció a  Frédéric Louis Marmillod, quien pocos años más tarde, se convertiría en su esposo. Ya desde el principio, él supo inculcarle su pasión por la montaña y juntos recorrieron  los Alpes en toda su extensión, escalando numerosos picos en Suiza, Francia e Italia.

Dorly Marmillod, pelando papas en Plaza de Mulas, Aconcagua, 1948

Se casaron en 1934, y por razones de trabajo viajaron a Centroamérica, donde el doctor Marmillod comenzó su larga carrera con la firma suiza Sandoz Farmacéutica, hoy Novartis.

Fue el inicio de una profunda fascinación por la Cordillera de los Andes, que ambos exploraron incansablemente hasta abandonar el continente en 1959. Varios picos andinos fueron ascendidos por el infatigable matrimonio Marmillod, siempre bajo condiciones que actualmente se considerarían como precarias.

Supieron transmitir su intenso amor por las montañas a sus cuatro hijas, nacidas cada una en un país latinoamericano diferente: México, Venezuela, Perú y Argentina.

Tanto los volcanes de México, la Cordillera Blanca del Perú (Nevado Santa Cruz, 6259 msnm, primera ascensión, 20/7/1948, F. Marmillod), (Pucaranra 6147msnm, primera ascensión 1948, F. Marmillod) como la Cordillera Central del Perú (Raujuntay, primera ascensión, julio de 1944)  fueron objeto de numerosas expediciones por parte de esta pareja pionera.

Venezuela, Colombia (pico Simmons, 5660 msnm, primera ascensión), Ecuador, Chile y Bolivia también les brindaron numerosas oportunidades de saciar su sed de grandes alturas.
El Aconcagua ejercía sobre ellos un verdadero hechizo, a tal punto que regresaban a él una y otra vez, ya fuese solos o en compañía de otros andinistas, tales como el Teniente Francisco Ibáñez, Fernando Grajales, Otto Pfenniger y Konni Brunner.

Pulpito del Diablo, Boyacá, Colombia.

Dorly frente al refugio en Aconcagua, Mendoza. Foto: www.aconcaguatreks.co.uk

Pulpito del Diablo, Boyacá, Colombia.

Dorly escalando en hielo en el Aconcagua, Mendoza. Foto: www.aconcaguatreks.co.uk

Los Marmillod habían llegado a la Argentina en el año 1947, y ya a principios de 1948 emprendieron su primera expedición al Coloso, constituyéndose la señora Dorly Marmillod, en la primera suiza en realizar la cumbre (febrero de 1948), y la tercer mujer en llegar a la cima del Aconcagua, luego de Adriana Bance de Link [cumbre el 7 de marzo de 1940] y María Canals Frau [cumbre el 11 de febrero de 1947].

El 23 de enero de 1953, Dorly y Frédéric Marmillod, Francisco Ibáñez y Fernando Grajales realizan la primera ascensión al filo Sudoeste del Aconcagua, y Dorly se convertía en la primer mujer en alcanzar la cumbre Sur del Centinela de Piedra.

Compartieron su pasión por el Aconcagua con otras cumbres argentinas y chilenas, como por ejemplo, el  Ojos del Salado, Mercedario, Tupungato, Nevado del Plomo, Alto de Los Leones, Sierra Bella [5230 msnm, segunda ascensión], Dedos [ 4960 msnm, segunda ascensión], Cerro México [5000 msnm], Tronador, Lanín, Tres Picos y otros; y varios de ellos los ascendieron en compañía de sus hijas.

Pulpito del Diablo, Boyacá, Colombia.

Dorly y Fréderic en mulas en los Anes. Foto: www.aconcaguatreks.co.uk

En el año 1960 regresaron a su patria y a sus bien amados Alpes, continuando allí sus ascensiones.

En el año 1977 el doctor Marmillod emprendió una expedición de trekking en la región del Karakorum. Esta sería su última hazaña de envergadura.

Al año siguiente, el 27 de septiembre de 1978, vivieron su cita final
con las montañas, perdiendo la vida en el descenso desde la cumbre de la Dent d’Herens [Suiza, 4171 msnm], en las cercanías del Matterhorn o Monte Cervino.

Un temporal de otoño, con bruscos cambios en las condiciones meteorológicas que llevó la temperatura a cerca de cuarenta grados bajo cero, no les brindó la más mínima oportunidad de regresar al valle.

Fueron encontrados luego de cuatro días de intensa búsqueda, acurrucados uno junto al otro en el glaciar. La montaña los había retenido para siempre.

Pintura de Dorly Marmillod. Realizada por Adriana Scarso

Primera mujer en conquistar la cima del Pico Bolívar, Venezuela. Foto: www.prensaidiomas.wordpress.com

 

1978 La última subida (Biografía)

- Por José Herminio Hernández, Coronel (RE) -

Dorly y Frédy, estaban tan activos como siempre en el verano del año 1978. Hicieron un ascenso memorable en el Jungfrau en dos días. No podían escalar tan rápido como en años juveniles, por lo que eligieron sus itinerarios más cuidadosamente.

Realizaron muchas subidas en ese verano, algunas con sus hijas, otras, con amigos, y algunas más, ellos solos. Un día hermoso, a principios de septiembre, escalaron el Dent Blanch; sus vistas eran magníficas y pasaron un largo tiempo examinando el Dent d`Hérèns, el próximo pico al Oeste del Matterhorn. El Dent d´Hérèns de 4.171 metros, era una de las pocas cimas en el Valais a la que no habían llegado nunca. Fallaron en dos tentativas por el mal tiempo, y ahora ese pico estaba primero en su lista.

El lunes 25 de septiembre, Dorly y Frédy se fueron de Survigne para ir a los Alpes, sin decirle a nadie donde iban. Sólo tenían tiempo para un último ascenso antes de irse en un viaje a Buenos Aires y a Santiago, donde planeaban visitar familiares y amigos.

Dorly Marmillod en Plaza de Mulas, campamento base en el Aconcagua, 1948

Izq.: Dorly Marmillod. Der.: Fréderic Marmillod
En Plaza de Mulas, campamento base en el Aconcagua, 1948

El martes fue un día muy bueno, y el miércoles, amaneció soleado; luego, a la tarde, una tormenta repentina pasó por las elevaciones más altas, durando hasta la noche. Mariette estaba esperando un llamado de sus padres el jueves por la noche, y se sorprendió el no recibirlo. También pensó que era raro que no contestara nadie el teléfono en Survigne. El viernes, todavía no había respuesta; para el sábado a la mañana, Mariette y sus hermanas estaban desesperadas; llamaron a varios amigos escaladores para organizar un grupo de rescate, pero ¿dónde habían ido Frédy y Dorly? Luego, Christiane, recordó un comentario que le había hecho Dorly sobre Aosta.

El sábado, a la mañana temprano, diez autos subieron hasta la plaza central de la ciudad italiana. Reunidos, estaban todas las personas que las hermanas habían podido avisar durante la noche. Muchos eran escaladores cargados con equipo de rescate, el resto eran amigos y familiares que habían ido a ayudar de la manera que pudieran. Mapas de la región fueron entregados a los guías, y luego de revisar las rutas de la montaña, iniciaron la actividad.

Al mediodía, Doctor Bach encontró el auto de los Marmillod muy alto, en el valle Valpelline. Bach, avisó estas noticias al grupo de rescate y a los que estaban a la espera. En unos minutos, un helicóptero estaba en camino, llevando dos guías italianos.

De izq. a der.: Fernando Grajales, Francisco G. Ibáñez y Dorly Marmillod en la cima Sur del Aconcagua, Mendoza, 23 de enero de 1953

Travesía del filo sureste del Aconcagua, Federico Marmillod, dándole seguridad a Dorly, 1953

La tripulación voló directamente a la cabaña, pero no pudo aterrizar en la morena. Como el helicóptero estaba suspendido en el aire, un guía saltó, entró en la cabaña para registrar, y volvió al helicóptero. Solo estaba la firma de Frédy, como registro de su pasaje el día martes a la noche. El helicóptero voló sobre la montaña y a los 300 metros debajo de la cima, la tripulación reconoció dos figuras en el glaciar. Era imposible aterrizar y muy ventoso para arriesgar la vida de un hombre, bajándolo por una cuerda. Luego de dar vueltas por unos minutos, el piloto aterrizó rápidamente sobre el lugar de partida.

La noticia fue recibida con dolor y desesperación por los parientes y amigos en Aosta; Frédy y Dorly, yacían congelados en el Dent d´Hérèns. Aparentemente habían sido atrapados por la tormenta del miércoles. Cuando los guías llegaron hasta ellos más tarde, encontraron la pareja con sus piquetas y grampones colocados, juntos como dándose calor. La cabeza de Frédy estaba entre sus manos y hombros, como cuando dormía en la cabaña sin almohada. Dorly se había acurrucado contra la espalda de Frédy. Ella solía dormir así para permanecer cálida, porque su circulación no era tan buena como la de él. Lamentablemente no llevaban elementos para pasar una tormenta o una noche, habían sucumbido rápidamente por la acción del viento y las bajas temperaturas, estimadas alrededor de 40º C bajo cero. Luego de una vida juntos, Dorly y Frédy, murieron haciendo lo que les gustaba.

Un papel fue encontrado en la guantera del auto; era una carta sin terminar que Dorly había escrito para una de sus hijas: mañana vamos a escalar el Valpelline para luego llegar a la cabaña, además: queremos realmente ver el Dent d´Hérèns de cerca, ésta espléndida montaña que no ha querido que la subamos hasta ahora.

Sus hijas hicieron un velorio conmemorativo en Lausanne unos días después; varios cientos de personas fueron, venían de cada lugar de Suiza, pues conocían a este excelente matrimonio de alpinistas.

De izq. a der.: Fernando Grajales, Francisco G. Ibáñez y Dorly Marmillod en la cima Sur del Aconcagua, Mendoza, 23 de enero de 1953

De izq. a der.: Fernando Grajales, Francisco G. Ibáñez y Dorly Marmillod en la cima Sur del Aconcagua, 23 de enero de 1953

De izq. a der.: Fernando Grajales, Francisco G. Ibáñez y Dorly Marmillod en la cima Sur del Aconcagua, Mendoza, 23 de enero de 1953

Grajales, Paco, Dorly y Federico Marmillod, luego de la cumbre Sur del Aconcagua, por el filo Sudoeste, 1953

En Survigne, Janine, Christiane, y Mariette comenzaron la triste tarea de arreglar y sacar las pertenencias de sus padres. Los hijos de Janine, Marcel y Patrick, estaban allí también. Los chicos de 12 y 8 años, pidieron la cuerda que su abuelo utilizaba para escalar. Janine se las dio y volvió a trabajar. Después de un tiempo, ella comenzó a extrañar a los niños, entonces volvió con sus hermanas y fueron a buscarlos, primero dentro de la caza, luego fuera.

Survigne esta construida con el techo que se inclina suavemente casi hasta el piso. Los dos chicos habían subido al techo y se habían atado con la cuerda. Uno estaba sosteniendo al otro, usando la misma postura y las mismas señales que realizaba su abuelo. Las hermanas se quedaron en silencio, observándolos desde abajo. En ese momento no vieron a Marcel y Patrick en el techo, sino a ellas, una generación anterior, en Sierra de la Ventana, cuando sus padres les enseñaban como era el manejo de la cuerda y los principios del escalamiento. Les dejaron silenciosamente a los chicos continuar con su juego.

Un mes después del velorio, una caja fue entregada en Survigne. Dentro, estaba la estatua de una marmota. Las marmotas, habían sido uno de los animales favoritos de Frédy y Dorly, simbolizando la paz y el aislamiento de las montañas. Dorly parecía haber tenido una afinidad con ellas, y a pesar de su corta visión, siempre las divisaba. La explicación por el animal fue encontrada entre los papeles de Frédy: él la había encargado ese verano sin decirle a nadie sobre ello. Colocaron la estatua en el jardín, como Frédy hubiera deseado. La montaña los había retenido para siempre. Profunda consternación produjo en el ambiente montañista, la noticia de su trágica muerte. Sus restos, cremados, fueron sepultados en Lausana, Suiza, el 6 de octubre de 1978, en el jardín de su casa, actual residencia de su hija Janine y familia.

Pintura de Dorly Marmillod. Realizada por Adriana Scarso

Pintura de Dorly Marmillod. Realizada por Adriana Scarso


Bibliografía de la Biblioteca y Archivo del CCAM:

- Enciclopedia Incompleta de Montaña.
- Enciclopedia de la Montaña, de Juan José Zorrilla.
- Alpinismo español en el Mundo, de José María Aspiazu Aldalur.
- Revista Al Borde, número 97, Historia del Montañismo, de Jorge González.
- Historia del Aconcagua, de Punzi, Ugarte, de Biasey.
- Montañas de Luz, de Alejandro Geras.
- Diccionario Incompleto de Montaña, de José Hernández.


Nota Relacionada:

- Biografía de Dora Eisenhut de Marmillod

- Primera Ascensión al Aconcagua por el Filo Suroeste en 1953

 

Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

 

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA