Inicio
Quienes Somos
Links
Contáctenos
Publicaciones
Boletines
Noticias de Actualidad
Arte y Cultura
Relatos de Viajes y Expediciones
Antropología y Arqueología
Historia del Montañismo
Entrenamiento y Tecnica
Espeleología
Museo Virtual de Historia del Montañismo
Videoteca
Libros y Música
 
- HISTORIA DEL MONTAÑISMO -



Monte Aiguille (2097 msnm), Macizo de Vercors, Pre-Alpes Franceses
La primera de las primeras ascensiones

- por Marcelo Lisnovsky -
Ubicación de la zona del Monte Aiguille, Macizo Vercors, Francia.
El Vercors es el grupo montañoso más importante y con más entidad de los Pre Alpes del sur.

El Monte Aiguille es la cumbre más emblemática del Vercors. Su forma de aguja maciza, aislada y elegante, hace soñar a cualquiera.

No es sorprendente que el rey Carlos VIII se sintiera cautivado por el aspecto de este monte, extraordinario obelisco alzado por la naturaleza sobre el camino a Italia y justamente denominado en su tiempo mons inascensibilis (monte inaccesible), pero sí sorprende que diera a un caballero de su séquito la inaudita orden de escalar en su nombre aquella muralla vertical y que semejante orden pudiera haber sido ejecutada.

Así, la primera escalada en roca (y en muchos sentidos la primera ascensión moderna caracterizada), fue el fruto de un real capricho y el caballero designado, un alpinista a su pesar. ¿Héroe o víctima? Podemos jugar a imaginarnos los sentimientos con que el capitán Antoine de Ville, señor de Domjulien y de Beaupré, debió emprender lo imposible y qué fuerzas le movieron en aquel “servicio ordenado”: miedo a la cólera del rey, si no cumplía su misión; ambición, en caso de éxito; osadía natural y atracción auténtica, desinteresada, hacia la aventura; fundados temores de grandes dificultades y de algo desconocido más temible todavía.

Zona ampliada de la ubicación del Monte Aiguille, Pre Alpes franceses.

Si bien la altitud del monte Aiguille es modesta, es evidente que, a falta de unos medios válidos de medición en aquel tiempo, esto era sólo un dato completamente subjetivo. Aislado y dominando una extensa región muy suavemente ondulada, el monte Aiguille puede parecer una elevada cima. Por lo demás, no era ésta la cuestión: de hecho, se trataba de un desafío a la imaginación.

El desafío fue recogido. Antoine de Ville partió con nueve atrevidos compañeros, entre ellos el propio predicador del rey, Sébastien de Carect, y tres eclesiásticos más. Los otros eran montañeses; un carpintero y Reynaud Jubeé, “escalero del rey”, pues el empeño había sido cuidadosamente estudiado y preparado: las escaleras fueron útiles, así como las cuerdas que habían tenido la precaución de llevarse.

Tras los primeros reconocimientos, descubrieron la mejor vía y superaron los obstáculos. “Hay que subir media legua por la escalera y una legua por un camino horrible de ver, más terrible incluso de descender que para ascender”, escribió Ville.

Monte Aiguille bajo la nieve, Pre Alpes Franceses.

Llegaron a la cumbre el 27 de junio de 1492: el año del descubrimiento de América. Antoine de Ville y sus compañeros habían descubierto su América, . “el lugar más hermoso jamás visto”, en forma de una amplia y suave pradera de un kilómetro de longitud por cien de anchura.

Cara Oeste del Monte Aiguille, Macizo de Vercors, Pre Alpes Franceses.Bautizaron su conquista: Eguille-Fort. François de Bosco, notario apostólico de la expedición, redactó un proceso verbal. Pero aquello no bastaba a nuestro hombre, que envió una carta al presidente del parlamento de Grenoble rogándole que diera la noticia al rey y solicitando que despachase un alguacil con objeto de comprobar su presencia en la cima. Tras ello se instaló en la cumbre para una permanencia de cierta duración y se preparó un refugio de piedras que le permitiera vivaquear.

Al día siguiente se celebró Misa en la cumbre. Luego se alzaron tres cruces, hechas con pedazos de escalera, en honor de la Santísima Trinidad.

Cuando los magistrados llegaron por último al pie de la montaña, la vista de los que permanecían en lo alto de los gigantescos acantilados les llenó de espanto. Emprendieron la fuga y Ville, desde su atalaya, tuvo que llamarles.
La comprobación estaba hecha.

El primero de julio, sin embargo, otros alpinistas fueron a reunirse con los primeros. Entre ellos se encontraba Guigues de la Tour, de un castillo del próximo burgo de Clelles.

A los seis días de ocupación se decidió la retirada. Los atrevidos expedicionarios descendieron sin incidentes, pero no sin dificultades. Y la montaña recobró la soledad que habría de conservar por espacio de tres siglos y medio.

El 16 de junio de 1834, un pastor llamado Jean Liotard conseguía la segunda ascensión, solo y sin ningún medio técnico.

Monte Aiguille y Grand Veymont en las primeras horas de la mañana.

Bibliografía:

- La Montaña y el Hombre, de Georges Sonnier.
- Las Montañas, de Margery y Lorus Milne.
- Enciclopedia de la Montaña, de Juan José Zorrilla.
- Revista Desnivel, número 130.
- Revista Desnivel, número 200.


Fuentes:
Foto 1 y 3: http://www.gdargaud.net/Climbing/Vercors.html
Mapa 2: http://xavidiez.blogspot.com



 
Jefe de Proyecto: Ing.Natalia Fernández Juárez      Diseño/Desarrollo: Hernán Rafaele
Desarrollo: Luis Cribellati















TEL  +54.11.4861.1063  |   e-mail: info@culturademontania.com.ar


W W W . C U L T U R A D E M O N T A N I A . C O M . A R