Cerrar
Revista Digital de Montaña Nro. 31
Se Inaugura en 1937 el Parque Nacional "Los Glaciares"

En esta nota de la Revista "Geográfica Americana" de Septiembre 1937 el padre Alberto M. de Agostini nos cuenta de la inauguración del Parque Nacional Argentino más Austral, Provincia de Santa Cruz

- Por Reverendo P. Alberto M. de Agostini -


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


La zona que se extiende al este de la Cordillera Patagónica tiene por la severa grandiosidad de los montes, por el verde exuberante de la floresta virgen todo el encanto y atractivos que puede ofrecer la naturaleza en sus más soberbias manifestaciones.

Ubicación del Monte Everest, Tibet.

El Padre Alberto M. De Agostini

Ya publicamos en forma de noticias algunas comunicaciones del ilustre explorador que hoy se incorpora entre los colaboradores efectivos de nuestra publicación.

El M. Rey. P. Alberto M. de Agostini es harto conocido para que intentemos presentarlo a nuestros lectores; su contribución a los conocimientos geográficos del extremo Sud Argentino, formado a costa de arriesgadas exploraciones, en las cuales la sangre fría y la agilidad del alpinista corren parejas con la perspicacia del investigador científico, forma parte integrante de la historia de la geografía argentina y es título más que suficiente para colocar al P. De Agostini entre los más destacados estudiosos de la materia.

Con bien acertada y previsora disposición legislativa, que acaba de ser emanada, la Dirección de Parques Nacionales ha incorporado, al tesoro de bellezas naturales que ya posee en los Parques Nahuel Huapí e Iguazú, cuatro nuevas reservas para parques nacionales, en distintos puntos del Neuquén y de la Patagonia.

El más austral de estos parques, cuya determinación e ilustración fue confiada a mi cargo, es el denominado "Los Glaciares", que abarca los lagos Argentino y Viedma y está situado entre el 49° 10' y el 50° 40' de Lat. S. y el 72° 35' y el 73° 30' de Long. O., y abarca una superficie aproximada de 600.000 hectáreas.

Revista Geográfica Americana, Septiembre 1937. El Nuevo Parque Nacional "Los Glaciares", Padre Alberto de Agostini

Revista Geográfica Americana, Septiembre 1937

Se trata de conservar belleza y riqueza y de crear cultura. Defender de la codicia apasionada y muchas veces inescrupulosa de una colonización adventicia, regiones y lugares que deben estar destinadas, en principio, al aprovechamiento de la colectividad.

Cuidar la flora y fauna autóctonas amenazadas por el avance desarticulado y arbitrario de la explotación particular.

Destinar lugares privilegiados por factores naturales, al acceso fácil del pobre como
del rico.

Estimular el turismo hacia monumentos o ruinas históricas como fuente de cultura y
de enseñanza.

Penetrar la obra de gobierno en regiones apartadas, e infundirles un soplo de vida civilizada, que asegure las buenas comunicaciones, mejore escuelas, justicia y policía.

Nuevos Parques Nacionales

Mapa de la zona explorada por el Reverendo Alberto M. De Agostini en el año 1936 La líneas de rayas indica los límites orientales sept. y merid. del futuro Parque Nacional Los Glaciares, Provincia de Santa Cruz
 
Mapa de la zona explorada por el Reverendo Alberto M. De Agostini en el año 1936. La líneas de rayas indica los límites orientales sept. y merid. del futuro. Parque Nacional Los Glaciares, Provincia de Santa Cruz


Aspecto general - El fenómeno  glaciario

Los innumerables lagos que se extienden al este de la Cordillera patagónica tienen, por la severa grandiosidad de los montes, por el verde exuberante de la floresta virgen, todo el encanto y atractivos que pueden ofrecer la naturaleza en sus más soberbias manifestaciones.

Entre estos lagos se destacan sin duda, por su grandiosidad y belleza, el Argentino y el Viedma, los más meridionales de la Patagonia, los que difieren notablemente de los demás, situados más al norte, por el extraordinario desarrollo de los glaciares, los cuales, como inmensos ríos de hielo, bajan de la elevada cordillera y quiebran su frente sobre las aguas de los lagos.

Es éste uno de los espectáculos más impresionantes y majestuosos, al que da mayor realce y grandiosidad el verdor del bosque que envuelve, como un soberbio marco, el candor azulado de los hielos, formando uno de los contrastes más sublimes.

Al occidente de estos lagos se yergue una elevada cadena de montañas, todavía en gran parte desconocidas, cubiertas completamente de un extenso manto de hielo, que asciende hasta las cumbres, se dilata en las altiplanicies, llena los valles y se vuelca en centenares de corrientes, que se precipitan hacia occidente, en los senos patagónicos, mientras por el levante, derriten sus frentes en las aguas de los lagos Argentino y Viedma.

El fenómeno glaciario toma allí formas y movimientos diferentes de los que se observa en otros sistemas de montañas del globo, donde existen glaciares, y adquiere en estas regiones un desarrollo de tan extraordinaria grandeza que no encuentra rival sino en las regiones polares.

Témpano en el Lago Argentino, Santa Cruz. Alberto M. De Agostini

Témpano en el Lago Argentino, Alberto M. De Agostini

Los lagos Argentino y Viedma, algo monótonos en su parte oriental por la aridez de las terrazas fluvio-glaciales, que se levantan alrededor de sus costas, adquieren más variedad y grandiosidad, a medida que se procede hacia el interior, por los espléndidos cuadros que presenta la cordillera con sus innumerables picos coronados de nieves eternas, con sus valles surcados de arroyos de aguas cristalinas, con sus bosques tupidos y seculares, que ciñen con sus verdes frondas plateadas cintas de innumerables cascadas.

Desde el lejano horizonte   asoman, entre la bruma misteriosa de la alta cordillera, inmensos y majestuosos ríos de hielo, que llenan con su blancura los valles profundos y derriten su frente en las aguas azules del lago. Numerosos témpanos flotan en las aguas de cobalto del lago, como blancos veleros. Entramos en la región del Parque Nacional.


Lago Argentino

El lago Argentino se extiende al Este de la Cordillera patagónica y está situado a 200 metros sobre el nivel del mar. Su forma es irregular, presentándose dividido en dos zonas de caracteres morfológicos distintos, señalados por la punta oriental de la península Avellaneda.

La zona oriental presenta el aspecto característico de los lagos terminales andinos, en forma de una cubeta extendida en su anchuroso lecho de contornos costeros regulares, circundado de altiplanicies escalonadas a manera de terrazas y debe su formación a la acción de glaciares de menor importancia, avanzados en una última expansión del relleno de hielo de la montaña.

La zona occidental por el contrario se presenta notablemente articulada e irregular y se interna en la elevada cadena andina en forma de dos brazos divergentes, el mayor hacia el Noroeste y el otro hacia el Sur. Cada brazo se subdivide a su vez en canales y profundas ensenadas que, circundadas de imponentes y escarpadas paredes rocosas, tienen todo el aspecto de los jiordr de Noruega, pero más profundos y majestuosos. A su término estos jiords encierran casi siempre majestuosos glaciares, que bajan de la Cordillera y llenan los valles, llegando algunos de ellos a derretir su frente sobre las aguas del lago.

Panorama de los canales meridionales del Lago Argentino desde la estancia  “La Gerónima” la primera parte, Santa Cruz. Alberto M. De Agostini

Panorama de los canales meridionales del Lago Argentino desde la estancia
“La Gerónima” la primera parte, Alberto M. De Agostini

Segunda parte del panorama de los canales meridionales del Lago Argentino desde la Estancia “La Gerónima”, Santa Cruz. Alberto M. De Agostini

Segunda parte del panorama de los canales meridionales del Lago Argentino desde la Estancia “La Gerónima”
Alberto M. De Agostini

Los relieves montañosos, que se yerguen directamente sobre la cuenca lacustre, ponen en evidencia la extraordinaria potencia erosiva del extenso manto de hielo, que en la era cuaternaria cubría estas montañas.

Los cerros, que encierran como una fortaleza infranqueable el lago por su lado Oeste,   alcanzan una altura de 2.000 a 2.500 metros y son cubiertos, en su parte más elevada, por nieves eternas y hasta la altura de mil metros por un tupido manto de bosques, constituidos casi exclusivamente de hayas (Nothofagus antárctica - betuloides y pumilio).

Innumerable cantidad de arroyos van serpenteando entre los peñascos y rompiéndose en ruidosas cascadas.


Bellezas naturales de los brazos sur y norte del lago Argentino

Los brazos norte y sur del lago Argentino, convertidos a su vez en canales fiordos, bahías, encierran paisajes de incomparable hermosura y de una variedad infinita, proporcionando al turista nuevas y profundas emociones en la contemplación de la naturaleza virgen y salvaje.

El brazo sur es el más largo y tortuoso y también el más pintoresco. Desde Punta Bandera, que marca, en su lado occidental, el comienzo de los fiords, se dirige por un pequeño trecho hacia el oeste y después de una pequeña curva, dobla al sur con el nombre de Canal de los Témpanos. Su nombre explica la gran cantidad de bloques de hielo, que flotan en las aguas y que tienen su origen en el gran ventisquero Moreno, que como un río inmenso de hielo desborda de la Cordillera y penetra en el lago en forma de un gigantesco baluarte, cerrando el paso a las aguas del canal.

El ventisquero Perito Moreno, por su magnitud, imponencia, por la exuberancia y lozanía de los bosques, que todavía lo ciñen a guisa de marco, es el más lindo que baja de la cordillera, en su vertiente oriental.

A diferencia de los demás glaciares, como el Spegazzini, Upsala y Viedma, que revelan claros indicios de un retroceso, el ventisquero Moreno está en pleno avance. Al enfrentar este ventisquero el espectáculo adquiere una grandiosidad que sobrepasa toda imaginación. Sobre nuestra cabeza se yergue amenazadora, una pared vertical de hielo de sesenta metros, coronada de mil cúspides de mármol blanco, que le dan el aspecto de una fantástica catedral de estilo gótico.

Ventisquero Perito Moreno, Alberto M. De Agostini. Una pared de hielo de 60 metros. Para darse una idea de su grandiosidad comparece con la silueta del hombre dibujado al pie a la derecha

Ventisquero Perito Moreno, Alberto M. De Agostini.
Una pared de hielo de 60 metros. Para darse una idea de su grandiosidad
comparece con la silueta del hombre dibujado al pie a la derecha

En su base se abren profundas grutas de un intenso verde - azul, que penetran en la misteriosa soledad del hielo como en un reino de hadas. A menudo la pared de hielo oscila, cruje y de repente se desploma y cae en el agua con tremendos estampidos, que parecen cañonazos.
Los grandes bloques de hielo, sepultados por breves segundos en las profundidades del agua, emergen después de algunos instantes en el vértice de gigantescas olas, que con prolongados bramidos van a romperse en la costa.

El canal, más allá, recobra su anchura y después de pocas millas se bifurca tomando un brazo la dirección Este y el otro la dirección Sur, con el nombre de Brazo Rico.

Por la vertiente Sur - Este la costa es más llana y conserva todavía con vigor, unos lindos manchones de bosque que rodean el pintoresco lago Roca, donde se han establecido algunas estancias, entre las cuales sobresale "La Gerónima", unida con el camino que desde Gallegos y Santa Cruz llega hasta el lago Argentino. El brazo Sur, termina al pie de la elevada cordillera, toda candida de nieve y de ventisqueros que bajan en las cercanías  del lago Frías.

El brazo norte del lago Argentino se interna por espacio de 50 kilómetros en los contrafuertes orientales de la cordillera y llega al pie del gran ventisquero Upsala.

Este brazo limitado al Sur - Oeste por la península Avellaneda, se presenta en su primera parte algo escuálido y triste por el severo aspecto de las montañas desnudas y abruptas, que lo flanquean, donde la floresta ha sido arrasada en gran parte por los incendios; pero, hacia su término, adquiere mucha belleza y grandiosidad especialmente cuando se descubre la inmensa sabana de hielo del ventisquero Upsala y la gran cordillera nevada, con altísimos picos, que se levanta en su lado occidental.

Frente del Ventisquero Perito Moreno, Santa Cruz. Alberto M. De Agostini

Frente del Ventisquero Perito Moreno, Alberto M. De Agostini


El glaciar Upsala

El glaciar Upsala es el mayor que posee la Cordillera patagónica argentina, siendo alimentado por otros numerosos glaciares que bajan de ambos lados de su curso. Este glaciar, que puede clasificarse como tipo de transición entre el "Alpino" y el "Pedemontano", mide casi cincuenta kilómetros de largo, juntándose en su extremo norte con el ventisquero Viedma, que baja en el lago homónimo; su ancho varía entre nueve y diez kilómetros.

En la extremidad noreste del lago y cerca de la desembocadura de un valle de excavación glaciaria, que corre paralelamente al glaciar Upsala y del que está separada por una loma rocosa longitudinal, cubierta, hacia levante de manchones de bosques, está situada la estancia La Cristina de Percival Master.

En este valle debió descender el glaciar, en tiempos no muy remotos, cuando tenía mayores dimensiones, como lo demuestran las rocas aborregadas (roches moutonnes), las laderas redondeadas y pulimentadas, los depósitos fluvio - glaciarios del bajo valle, y las numerosas cuencas lacustres, la mayor de las cuales, denominada Pearson, encuéntrase excavada en la pendiente del monte Norte, hermosísimo pico, que domina imponente el valle, en su extremidad septentrional.

Del lago Pearson sale un gran torrente que, atravesando el valle, va a desembocar en el lago.

Desde la estancia "Cristina" se puede llegar en dos horas a caballo hasta el ventisquero Upsala, que aparece aquí en toda su magnitud, realzando su belleza la Cordillera nevada, que constituye el Divortium aquarum entre Chile y Argentina, con imponentes picos, entre los cuales sobresale en altura el gran macizo del Murallón.

Lago Argentino y Glaciar Upsala, Santa Cruz. Alberto M. De Agostini

Lago Argentino y Glaciar Upsala, Alberto M. De Agostini

El ventisquero Upsala en Febrero de 1932 fue cruzado varias veces por nuestra expedición, compuesta del Dr. Egidio Feruglio y de los guías alpinos: Croux y Bron. Desde el cerro Cono, en la margen izquierda del Upsala, donde teníamos nuestro campamento, hemos podido efectuar la travesía de la gran cordillera nevada y llegar hasta el fiord Falcan, en los canales del Pacífico, siendo ésta la primera expedición que haya llegado a ver las aguas del Pacífico.


Fiord y ventisquero Spegazzini

En la extremidad occidental del brazo Sur del lago Argentino se abre, entre la península Avellaneda y el macizo del monte Heim, el pintoresco fiord Spegazzini. Esta profunda ensenada que tiene las bellezas y encantos característicos de los fiords patagónicos, más numerosos en la vertiente occidental la cordillera en comunicación con el Pacífico, representa una de las más profundas y estrechas hendiduras que posee el lago Argentino. Las aguas están casi siempre cubiertas de hielos flotantes, desprendidos de la frente del glaciar Spegazzini, que llena el valle al término de la ensenada.

Este imponente glaciar, de tipo alpino, que nosotros hemos explorado en todo su curso en el verano de 1932, baja del interior de la cordillera surcado por dos morenas medianas. Está formado por otras tres corrientes de hielo, que tienen su centro de alimentación en las proximidades de los montes Peineta, Heim y Mayo.

El 5 de Enero de 1932, saliendo de esta misma ensenada, podía con el Dr. Feruglio y los guías Croux y Bron, alcanzar la cumbre del cerro Mayo, (m. 2.438) que por su altura y posición, domina un gran trecho de la vertiente oriental de la Cordillera, próxima al lago Argentino.

Lago Argentino, Fiord y ventisquero Spegazzini, Santa Cruz. Alberto M. De Agostini

Lago Argentino, Fiord y ventisquero Spegazzini, Alberto M. De Agostini


Lago Viedma

El lago Viedma es más elevado que el lago Argentino en unos 50 metros, y su largo mide unos setenta y cinco kilómetros, con un ancho que oscila entre los quince y veinte  kilómetros.

Los bordes costeros son regulares, limitados al oriente por tierras bajas con terrazas de múltiples niveles, los que representan los depósitos de morenas terminales de antiguas glaciaciones y más al occidente por cadenas de montañas, que rematan en mesetas, con una altura media de 1.500 metros.

El lago Viedma, a diferencia de los demás lagos andinos, situados al norte y al sur, no tiene articulaciones de importancia, que penetren en la cordillera; solamente por el lado SO, un brazo pequeño del mismo lago se infiltra entre la elevada cordillera, formando un bellísimo fiord, que hemos  denominado (con las cadenas de montañas que limitan el borde occidental del lago, hasta el ventisquero Viedma) Moyano, para honrar la memoria de este ilustre explorador argentino de la Patagonia.

Tanto en las mesetas, como en las laderas de los montes, que se levantan al Sur y al Norte del lago, no se ve rastro de vegetación arbórea. Solamente aquí y allá algún pequeño arbusto de calafate (Berberís buxifolia e íhcifolia) y de incienso (Schinus dependens) rompe la monótona coloración amarillo - pálido de las escasas gramíneas, ávidamente buscadas por los rebaños de ovejas. Los bosques de hayas crecen lozanos en los valles de la alta cordillera, la occidente del lago en la proximidad de los montes cubiertos de nieve eterna, de donde baja el majestuoso glaciar Viedma.

El   Fiord   Moyano, que se abre al SO del lago y penetra unos veinte kilómetros entre los primeros  contrafuertes de la Cordillera, ofrece al turista austeros paisajes, especialmente en su extremo sur, donde los montes altísimos están cubiertos, en su base, de lindas manchas  de  bosques y  en sus cumbres de nieves y de heleros.

Lago Viedma, Santa Cruz. Alberto M. De Agostini

Lago Viedma, Alberto M. De Agostini


Ventisquero Viedma

El ventisquero Viedma es, después del Upsala, el mayor que posee la Cordillera patagónica argentina, en su vertiente oriental. Su curso, aproximadamente de cuarenta kilómetros, lleva la dirección norte a sur, en la parte superior, paralelamente al cordón central de límites del divorlium aquarum, en cuyo curso recibe caudalosas corrientes de hielo. Casi en la mitad de su extensión, cerca de la confluencia del ventisquero Upsala, y precisamente entre la cabecera septentrional de la cadena Moyano y la vertiente meridional del cerro Huemul, tuerce su curso hacia el Este y baja al lago Viedma horriblemente revuelto por enormes y azulados seracs.

La anchura de su frente, que desciende al lago, como un enorme murallón, de treinta a cien metros de altura, es de cinco kilómetros, pero, otros dos kilómetros de frente son. ocultados por una elevada prominencia rocosa redondeada y pulimentada por el ventisquero, cuando tenía mayor amplitud y elevación.

En las depresiones, al abrigo del viento, crece vigorosa la vegetación forestal de las hayas y también abundan pastos fértiles, cubiertos de flores, donde pastan tranquilamente numerosas manadas de huemules. Este lugar es muy pintoresco y solitario y es de por sí un excelente criadero de huemules, como quiera, que además de su alejamiento, es de difícil acceso.

El ventisquero Viedma es el primer espectáculo que cautiva la admiración del turista cuando llega al lago, excitando en él un vivo deseo de contemplar de cerca aquella grandiosa llanura de hielo, desbordante de la Cordillera que brilla a los rayos del sol como un mar de zafiros.


Monte Fitz Roy

El trecho de la Cordillera que corre al norte del ventisquero Viedma, es, sin duda, el más pintoresco del lago Viedma, y aun de toda esta zona austral cordillerana, por la belleza e imponencia de algunos picos, entre los cuales sobresale el monte Fitz Roy.

Los bosques que cubren, como un espeso manto, los valles y las laderas de las montañas, distribuidos en manchas artísticamente dispuestas, entre las cuales se abren verdegueantes praderas y solitarias lagunas,  realzan la belleza del paisaje, ya imponente de por sí, por sus montes y glaciares.

Frente al Cerro Fitz Roy , Santa Cruz. Alberto M. De Agostini. Cargueros de la expedicion De Agostini en viaje hacia la cordillera

Frente al Cerro Fitz Roy , Alberto M. De Agostini.
Cargueros de la expedicion De Agostini en viaje hacia la cordillera

Un profundo valle atravesado por el río de las Vueltas, da acceso a este encantador rincón cordillerano y conduce hasta la base del mismo Fitz Roy. Ya desde las orillas del lago Viedma el M. Fitz Roy impresiona por su atrevido aspecto, pero, a medida que nos acercamos, las proporciones del monte adquieren más amplitud y elevación y nuevos e impresionantes aspectos y detalles se revelan en sus agujas y neveros, cortados a pique sobre sus abruptas paredes.

Toda su hermosura y majestuosidad no se revelan por completo sino después de haber atravesado el río Fitz Roy su principal afluente, y alcanzado la cumbre de unas rocas aborregadas y alisadas por la antigua erosión glaciaria, donde el Fitz Roy, muy cercano y todo descubierto, desde la base hasta la cumbre, levanta atrevidamente al cielo su empinada torre guarnecida por otras agujas menores.

El valle, que rodea su vertiente oriental, es de lo más pintoresco por la variedad del paisaje, embellecido por muchas y hermosísimas lagunitas de cristalinas aguas verde esmeralda, engarzadas en el verdor de tupidos bosques de hayas. En las riberas de estas encantadoras lagunas, al abrigo del bosque, un buen hotel tendría lugar apropiado, y desde él, los turistas, amantes de la naturaleza, podrían emprender amenas excursiones en los alrededores, y contemplar de cerca cuanto de más majestuoso y terrible pueden ostentar los soberbios picos andinos.

Fotos del autor

Nota de la Dirección: Conceptuamos deber de patriotismo y de rectitud profesional el de dar a conocer todo lo que por su atractivo de belleza o de riqueza natural, en la Argentina, merece ser valorizado.

Deseamos dejar constancia, una vez por todas, que este programa de argentinidad sana lo hacemos con el mayor entusiasmo, como ya lo hicimos hasta ahora y como seguiremos haciéndolo en el futuro, ajenos por completo a todo interés material, deseosos solamente de acompañar con nuestra obra la de los organismos oficiales creados para la valoración de las. Zonas turísticas.

Cordón Adela y Cerro Torre, Santa Cruz. Alberto M. De Agostini

Cordón Adela y Cerro Torre, Alberto M. De Agostini


Bibliografía del Archivo del Centro Cultural Argentino de Montaña:

- Revista "Geográfica Americana", Septiembre 1937


Notas Relacionadas:

- Parque Nacional Los Glaciares, Administración de Parques Nacionales, Argentina

- Se implementó el control de los visitantes en el Parque Nacional Los Glaciares

- Expedición del CCAM al Volcán Lautaro de 3.623 mts. Patagonia Chilena

- Libro: Hielo Continental

- La expedición de la Universidad Nacional de Córdoba arribó a los Hielos Continentales


Libros Relacionados:

- ESFINGES DE HIELO. Escalada de los Montes Sarmiento e Italia en la Tierra del Fuego.
Autor: Padre Alberto M. De Agostini

- ANDES PATAGÓNICOS. Viaje de Exploración a la cordillera patagónica austral.
Autor: Padre Alberto M. De Agostini



Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA