Inicio
Quienes Somos
Links
Contáctenos
Publicaciones
Boletines
Noticias de Actualidad
Arte y Cultura
Relatos de Viajes y Expediciones
Antropología y Arqueología
Historia del Montañismo
Entrenamiento y Tecnica
Espeleología
Museo Virtual de Historia del Montañismo
Videoteca
Libros y Música
 
- HISTORIA DEL MONTAÑISMO -



Primera ascensión a la pared Nordeste del Piz Badile, Alpes de Engadina.
Frontera Suizo-Italiana
Gigante de granito en el Bergell

- por Marcelo Lisnovsky -

El Piz Badile se halla en el circo de montañas más hermoso que pueda existir: el Val Bondasca, en el Tesino. Todo está allí maravillosamente distribuido, desde el fondo del valle hasta las cumbres, de un fino y claro granito.

Ubicación del Piz Badile en la frontera de Suiza e Italia
Ubicación del Piz Badile en la frontera de Suiza e Italia

Mezcla de orden suizo y fantasía italiana, Promontogno y Bendo son dos verdaderos pueblos de montaña y no una de esas aglomeraciones híbridas y feas, con pretensiones de ciudad, como suelen ser muchas veces las estaciones de alpinismo y esquí.

El Piz Badile tiene una altura modesta: 3.308 metros. No le rodean amplios glaciares; las cumbres que le circundan no son majestuosas. Pero su Cara Nordeste presenta, en novecientos metros de desnivel, una pared lisa, recta, regular, que da una idea de la perfección.

También es Riccardo Cassin quien se siente atraído por la pared nordeste del Badile, después de sus grandes ascensiones en los Dolomitas, a la Torre Trieste y a la cara norte de la Cima Ovest di Lavaredo.

Después de haber venido una primera vez a estudiar la pared, Cassin y sus compañeros Esposito y Ratti, la atacan el primer día de buen tiempo, el 13 de julio de 1937.

Cassin realiza junto con Esposito y Tizzoni al espolón Walker de las Grandes Jorasses, en el macizo del Mont Blanc, en los Alpes Franco Italianos. 4,5 y 6 de agosto de 1938
Cassin realiza junto con Esposito y Tizzoni al espolón Walker de las Grandes Jorasses,
en el macizo del Mont Blanc, en los Alpes Franco Italianos. 4,5 y 6 de agosto de 1938

Al mismo tiempo que ellos, pero por un itinerario distinto en la base, dos jóvenes escaladores de cómo, Molteni y Valsecchi, la atacan igualmente. Esta pared es muy codiciada.

Cassin, Esposito y Ratti llegan al primer sitio de vivac, fijan cuerda para el día siguiente y esperan a Molteni y Valsecchi, que llegan más tarde. Deciden pasar la noche en ese lugar y formar una cordada única de cinco personas.
Durante el segundo día de escalada, casi sucede una tragedia. Una enorme roca desprendida de lo alto de la arista, se destroza en mil pedazos y las esquirlas pasan cerca de los cinco alpinistas, tanto que una roca corta la mochila de Molteni y esparce su contenido al vacío.

Por suerte nadie resulta herido.

La ascensión prosigue, con Cassin siempre a la cabeza.

Los de Como empiezan a mostrarse cansados y la progresión se ralentiza. Las dificultades, cada vez mayores, no parece que vayan a atenuarse. Para empeorar las cosas, el cielo se cubre de nubes obscuras y ráfagas de niebla helada suben de Bregaglia hasta envolverlos.

Ricardo Cassin
Ricardo Cassin

Encuentran un lugar de vivac y se preparan para pasar la segunda noche. Comparten los víveres entre todos, pues con la pérdida de la mochila de Molteni, los de Como se han quedado con pocas provisiones.

Se desencadena la tempestad. Relámpagos espectrales rompen las tinieblas, el trueno explota aterrador, caen cortinas de agua, torrentes que avanzan por las placas los empapan.

Hacia la medianoche, un furioso viento del norte desplaza las nubes. La noche se hace gélida, dentro de sus ropas rígidas como el cartón, los alpinistas tiritan de frío.

Con la salida del sol, Cassin apresura la marcha, ya que el cielo vuelve a cubrirse de nubes. Las dificultades de la ascensión son serias; Molteni y Valsecchi sienten el esfuerzo.

La lluvia se transforma en nieve. La situación se vuelve desesperada, la voluntad ansiosa.

Pararse significa exponerse a las avalanchas que no tardarán en barrer la pared: ya empiezan los primeros aludes acompañados de piedras, un vivac en estas condiciones sería fatal para todos.

Piz Badile desde el Sur
Piz Badile desde el Sur

Molteni y Valsecchi están desmoralizados y físicamente ya no pueden más. Cassin y sus compañeros los animan a proseguir y finalmente, el 16 de julio de 1937, Cassin llega a la cima del Piz Badile.

Cuando todos llegan a la cumbre, el vendaval alcanza su paroxismo. Cambia el orden de la cordada: para bajar por la vía normal lidera Ratti y Cassin se coloca último. En la segunda mitad del descenso, Molteni se desploma de agotamiento y ya no vuelve a levantarse. Ha muerto.

Más abajo, Valsecchi se encuentra encogido contra la roca, medio sepultado por la nieve que la tormenta ha depositado sobre él. Intentan ayudarlo, pero reclina la cabeza sobre el pecho, exánime. También él ha muerto de agotamiento.

Los tres sobrevivientes vivaquean cerca de sus amigos muertos. A la medianoche, la tormenta se calma.

Con la salida del sol, continúan el descenso, transportando hasta la base el cuerpo de Valsecchi. Llegan al refugio Gianetti y se echan extenuados en las literas.

Al día siguiente, con el equipo de salvamento llegado desde San Martino de Masino, vuelven al Badile a recuperar los cuerpos de sus amigos.

Cara Norte del Piz Badile
Cara Norte del Piz Badile

 

Bibliografía:

- Jefe de Cordada, de Riccardo Cassin.
- Estrellas y Borrascas, de Gastón Rébuffat.
- Los Conquistadores de lo Inútil (Volumen 2), de Lionel Terray.
- En Paredes Extremas, de Pause/Winkler.
- Montañas de Nuestra Tierra, de Toni Hiebeler.
- Enciclopedia de la Montaña, de Juan José Zorrilla


 
Jefe de Proyecto: Ing.Natalia Fernández Juárez      Diseño/Desarrollo: Hernán Rafaele
Desarrollo: Luis Cribellati















TEL  +54.11.4861.1063  |   e-mail: info@culturademontania.com.ar


W W W . C U L T U R A D E M O N T A N I A . C O M . A R