Cerrar
Enero 2011 – Revista Digital Nro 32
Walther Penck, el explorador alemán de la puna

Entrevista exclusiva a su nieto Gerhard, quien comparte los recuerdos de su abuelo por estas tierras, Walther escribió diariamente, usando decenas de pequeños cuadernos, todas sus aventuras, dejando una memoria de sus impresiones y experiencias

- Por Griselda Moreno -


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez

 

Fotos: Archivo fotográfico de Gerhard Penck.

A comienzos del siglo XX, el geógrafo alemán Walther Penck recorrió la puna argentina para realizar su carta geológica. Casi cien años después, en una entrevista exclusiva, su nieto Gerhard recuerdo el paso de su abuelo por estas tierras.


 
Walther Penck, geógrafo alemán

Lo tenía todo: juventud, profunda formación geológica, geográfica, topográfica y amor por las montañas. El entonces gobierno argentino lo eligió por ello; era uno de los pocos que podía relevar científicamente la zona cordillerana. Pues él lo hizo. Montado en un caballo, con básica indumentaria y peones de confianza,entre 1912 y 1914 exploró,cartografió y detalló miles de kilómetros cuadrados de la Puna argentino-chilena,incluyendo la ascensión de más de una treintena de nuestros picos andinos.

Tenía 24 años y el fulgor de la ciencia acariciaba Europa. Pero armó sus valijas y se vino a tierras remotas, a trabajar en un lugar que en ese momento parecía “el más desolado del planeta”. Luego, su país solicitó sus servicios en tiempos de la Primera Guera Mundial, como también lo hizo posteriormente la Universidad de Constantinopla en Estanbul. Se fue muy joven. La comunidad científica alemana enmudeció, al darse cuenta que una extraordinaria mente desaparecía en octubre de 1923, acusando sólo 35 años. Se dice que murió de las consecuencias de un melanosarkom.

Walther Penck en campamento. Foto: Archivo fotográfico de Gerhard Penck

Walther Penck en campamento

Todos sus estudios e investigaciones pasaron a ser pilares de la ciencia en la región noroeste de Argentina y en otras partes del mundo. Pero Walther Penck dejó mucho más que sus obras, dejo también su linaje…

* Nace el 30 de agosto de 1888 en Viena

* Muere el 29 de septiembre de 1923 en Stuttgart

* Casado con Aenne Lamper, dos hijos

* Requerido por el Ministerio de Agricultura, Dirección Gral. de Minas, Geologías e Hidrología de Buenos Aires entre los años 1912 y 1924

* Trabajos en trigonometría, geología, geografía, hidrogeografía y topografía de 12.000 kilómetros cuadrados, comprendiendo desde Tucumán hasta la ciudad chilena de Copiapó, con énfasis en el bolsón de Tinogasta y Fiambalá

* Sus libros, tratados y publicaciones en revistas científicas son numerosos, pero los mayores fueron: "El análisis Morfológico" y "El Borde Austral de la Puna de Atacama", esta última obra fue publicada en 1920 en las "Clases Matemáticas Físicas de la Academia de Ciencias de Leipzig".

* Durante sus expediciones venció alturas entre los 4.000 y 6.000 metros, cerros entre los que se cuenta el Inca Huasi, el San Francisco y alguna cima secundaria del Bonete

* Por sus trabajos realizados, la famosa academia de Ciencias Naturales de Córdoba en Argentina lo nombró miembro honorario. En Alemania, la Asociación dela Geografía (Gesellschaft fur Erdkunde) en Berlín, le concedió la medalla de Karl Ritter poco después de su muerte.

Walther Penck. Foto: Archivo fotográfico de Gerhard Penck

Walther Penck


Recuerdos con Historia

“No puedo recordar cuantos años tenía, pero era pequeño. En mi habitación de juegos había una foto que colgaba en la pared, era de mi abuelo sentado en un caballo con un rifle en su espalda. Yo me sentía orgulloso de tener un abuelo como el ‘viejo Shatterhand’, el héroe en los libros de Karl May”, me dijo Gerhard cuando le pregunté a qué edad le empezaron a contar de su abuelo. Luego agregó: “En nuestra sala de estar teníamos su silla de montar y la usábamos como asiento. La silla que usó durante todos sus trabajos en la Puna Argentina”.

Gerhard, arquitecto de 48 años, radicado en Alemania, lleva los genes del insigne geólogo alemán Walther Penck. Tristemente, jamás lo conoció e incluso, su padre Helmut, apenas sí lo hizo.“Su temprana muerte dejó grietas en el mundo de la ciencia, no pudo representar las teorías geomorfológicas que hizo durante sus investigaciones en Argentina y posteriormente en Asia Menor”. Su trabajo principal “El Análisis Geomorfológico” fue publicado por su padre –bisabuelo de Gerhard- Albrecht Penck (científico que propuso la creación de una carta mundial en escala un millón), basado en los manuscritos que quedaron después de la muerte de Walther en 1924.

Volcán Walther Penck, Catamarca. Foto: Archivo fotográfico de Gerhard Penck

Volcán Walther Penck, Catamarca

Volcán Walther Penck, Catamarca. Foto: Archivo fotográfico de Gerhard Penck

Volcán Walther Penck, Catamarca

Fue recién en su juventud cuando el nieto realmente descubrió descubrió al abuelo. “En 1982 dos personas argentino-alemanas buscaron los descendientes de Walther Penck. Federico Kirbus, periodista muy interesado en su vida y el ingeniero forestal Enrique Funk, encargado por la comisión del gobierno para construir el camino al Paso San Francisco y quien estaba impresionado por los mapas tan precisos hechos por mi abuelo”, expresó. Y continuó: “Mi padre, Helmut, recuperó a su padre haciendo una copia escrita palabra por palabra de sus diarios. Ambos investigadores invitaron a mi padre para ir a la Argentina, pero debido a una enfermedad no podía hacerlo, así que fui yo: ‘te doy mis ojos y mis anhelos y tú me traerás todas las sensaciones’, me dijo mi padre antes de mi partida a Argentina”.

Gerhard llegó al país en 1985. “En más de un año encontré todo y más de lo que podría haber imaginado. Trabajé en la selva en Misiones en una aldea de guaraníes, luego en la Puna Jujeña en un pueblo llamado Cerro Bayo, donde obtuve material para mi tesis sobre el futuro desarrollo urbano de la ciudad de San Salvador de Jujuy’.

Tenía un perro y dormía sobre lapiel lanuda de ovejas en el piso, como pienso lo habría hecho mi abuelo. Fui a conocer el Paso San Francisco en el autobús de los trabajadores viales. Admiré el cerro San Francisco y el Incahuasi y me sentí muy orgulloso que mi abuelo consiguiera llegar a la cima de ambas montañas en el plazo de ¡sólo 4 días!".

Walther Penck en la Puna. Foto: Archivo fotográfico de Gerhard Penck

Walther Penck en la Puna


Diario de la Puna

Leyendo sus “Diarios de Investigaciones y Viajes a la Cordillera de los Andes”, doy cuenta que Walther dejó mucho corazón y se llevó mucha maravilla durante su tiempo en esta Cordillera: “…La noche es fresca, casi grandiosa. En las viñas abundan los bichos de luz. Como oscuras sombras se presentan nuestros equipajes.Las mulas pastorean. Al lado de una vela toma mate mi secretario Marcelino. Un perro se entretiene con los huesos.Yo me entretengo con el firmamento. Otra vez me saluda mi Orión. Es fabuloso. El silencio, el aire fresco, todo…”. Los diarios fueron traducidos por el ingeniero Funk y publicados en Catamarca en el 2003, más de 75 años después de que la pluma de Walther los creara.

Walther Penck en la Puna. Foto: Archivo fotográfico de Gerhard Penck

Walther Penck en la Puna

Campamento en la puna. Foto: Archivo fotográfico de Gerhard Penck

Campamento en la puna

Tanto Gerhard como Helmut investigaron sobre la vida del geólogo, intentando rescatar los pasos que dejó en tierra argentina, los amigos que tuvo, su inspiración por los Andes. Walther escribió diariamente, usando decenas de pequeños cuadernos. Todas sus aventuras, impresiones y observaciones científicas quedaron como recuerdo del archivo familiar. “Estudié con detenimiento el diario que él escribió en abril de 1915 durante la Primera Guerra Mundial cuando permanecía en el foso - me dijo Gerhard- y leí algo que me emociono”.

“Muchas veces tengo lindos pensamientos, y creo que estoy en la Puna, Dios, tengo sueños con ella (la Puna) y con Tino (Tinogasta). Necesito ir allá. El paisaje aquí tiene mucho de allí, en que puedo recordar lo que he visto. Alló como hombre libre, y aquí como servidor".

Gerhard Penck, nieto del geógrafo alemán Walther Penck

Gerhard Penck, nieto del geógrafo alemán Walther Penck

En 1955 una expedición de montañistas de la Asociación Tucumana de Andinismo (ATA), liderada por el reconocido profesor Orlando Bravo, rebautizó con el nombre de Walther Penck al por entonces Cerro Cazadero. Lo hizo “en homenaje al científico alemán que en los años 1912/13 fue el primero en levantar la carta geológica de la región y ascender a algunas de sus cumbres”.

Gerhard suena amable y sensible al teléfono. Me dice que los restos de Walther descansan en el cementerio de Stuttgart y confiesa que “pude entender a mi abuelo. En la Puna se trabaja duro, las noches son frías y los días calientes, el paisaje es indescriptible y estás casi solo, te sientes libre y deseas siempre regresar a la Puna. Y nunca puedes olvidarte de esta experiencia, el paisaje, la frialdad, la felicidad que sientes”.

De repente, un silencio en la línea. Luego, en un emotivo murmullo, Gerhard lo quiebra y me expone: “En muchas ocasiones regreso en sueños veinte años atrás hacia aquellos días que trabajé en Argentina, y en esos momentos, siento que mi abuelo y yo somos uno”.

Cumbre de la montaña bautizada por la Asociacion Tucumana de Andinismo como Walter Penck cuyo nombre tradicional sería Cazadero. A su pie  particular emisión de lava densa, “las barbas del W.Penck”

Walter Penck desde la cumbre del Ojos del Salado

 

Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Guías de Montañas Argentinas: Volcán Walter Penck,
    Provincia de Catamarca

  • Sombra Tumb

    Descubriendo las Tierras de los Volcanes más altos del mundo

  • Sombra Tumb

    Travesía entre los dos volcanes más altos del mundo

  • Sombra Tumb

    Ascenso por la ruta oeste al Volcán Walter Penck por el GRAM

  • Sombra Tumb

    Volcán Incahuasi (6.638 mts.) Provincia de Catamarca

  • Sombra Tumb

    Ascenso al cerro Walter Penck (6658 metros), Catamarca. 2005

 

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

Notas Relacionadas

  • Sombra Tumb

    Guías de Montañas Argentinas: Volcán Walter Penck, Provincia de Catamarca

  • Sombra Tumb

    Descubriendo las Tierras de los Volcanes más altos del mundo

  • Sombra Tumb

    Travesía entre los dos volcanes más altos del mundo

  • Sombra Tumb

    Ascenso por la ruta oeste al Volcán Walter Penck por el GRAM

  • Sombra Tumb

    Volcán Incahuasi (6.638 mts.)
    Provincia de Catamarca

  • Sombra Tumb

    Ascenso al cerro Walter Penck (6658 metros), Catamarca. 2005


  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA