Cerrar
Abril 2014 –Revista Digital Nro 46
Primera Ascensión a la Pared Sur de Aconcagua de 1954

Segunda Expedición Francesa a los Andes Argentinos


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


Traducción de textos: Gustavo Olivera y Jessica Chevalley


Esta es la nota publicada por la revista La Montagne en octubre de 1954, relatando la proeza que ese mismo año se había realizado.

La temporada, este año en Chainonix, es muy lluviosa. Esta tarde, luego de la fondue, Denis y Lesueur se dirigen a escalar el Praz. Uno detrás del otro, marchan con precauciones, no porque procuren respetar el silencio, sino porque  sus pies, gravemente lastimados por congelaciones, dolían con sus pasos. De Aconcagua, tras su victoria y la de sus compañeros, apenas hablan. Los comentarios de algunas experiencias vividas escapan de ellos al azar, tales vestigios parecen salir de un cuento olvidado y qué habría que reinventar. Para ellos, esta gran historia y aventura no estará en la leyenda, está viva en su corazón porque lo sacrificaron todo. ¿Lo que eran? Dibujantes, mecanógrafos... Un día habían descubierto un horizonte: ellos en la montaña y se propusieron cumplirlo lo que los llevo a la cara Meridional del Aconcagua...

Ubicación del Aconcagua, Mendoza, Argentina.

Ubicación del Aconcagua, Mendoza, Argentina

>>AMPLIAR MAPA

Es en Mendoza, el 19 de enero de 1954, en pleno verano para el hemisferio Meridional, comienza el expedición, son las 6 de la mañana y la gran caravana, cargada sobre camiones militares, deja el inmenso llano argentino para hundirse en la Cordillera. Después de cinco días pasados en Puente del Inca organizando las cargas, la expedición y todo el material, transportados sobre 57 mulas, remontan el valle salvaje y desolado. Por la tarde ya nos apoyamos en la inmensa pared: la cara Sur del Aconcagua, dura, maciza, sin elegancia, jamás la habían visto tan grande, es impresionante, por la tarde, comemos poco.

Bajo las tiendas instaladas rápidamente, el descanso es corto y nadie duerme, a fin de cuentas, avalanchas incesantes prueban a los más sólidos. Cada uno tiene en su corazón esta aprensión y esta angustia que todo alpinista conoce bien en vísperas de la acción. Cerca de un mes estaremos en este lugar, a 4.000 mts. de altura el cual será nuestro campo de base. Hay que instalar el campamento, reconocer los itinerarios posibles, enviar el material. El tiempo es a menudo malo. Con paciencia logramos resistir los asaltos más duros del viento, del frío y de la nieve. Todo está preparado hacia a mediados de febrero. La cara se revela muy difícil desde el principio. Según la táctica himalayense clásica, los pasos más escabrosos son equipados, al que uno va y viene incesantemente extenuando instalamos y aprovisionamos en abundancia dos campos: el campo I a 4.500 mts., al mismo pie de la pared, el campo II a 5.200 mts., por encima de un paso muy peligroso de torres verticales en un peñasco de roca podrida.

Camino de aproximacion al Valle de los Horcones

Mapa de la ruta hecha por los franceses de ascenso y descenso en el Aconcagua

Pero pronto encontramos la Vanidad de esta táctica pues la pared es demasiado rígida y larga con una dificultad sostenida, los emplazamientos de los campamentos como habíamos planificado, no son factibles , su realización exigiría semanas. Es por ello después de discutirlo decidimos volver a la táctica alpina: cargar las mochilas con todo el material necesario y salir hacia arriba lo más de prisa posible. La salida para el gran ataque se efectúa el 19 de febrero. Seremos  seis: Bérardini, Dagory, Denis, Lesueur, Paragot y Poulet. Ferlet. Una primera cordada, la de Bérardini y Denis, probara el itinerario de la espuela central por encima del campo II. Los otros cuatro escaladores, pesadamente cargados suben hasta este campamento y vuelven al base.

Su emplazamiento permite la instalación sólo de una tienda, donde tres, podrán dormir. " Muy incomodos ", declara Denis que vuelve a bajar con Bérardini. " Un gran acantilado rocoso en el arco de círculo bloquea el paso ", encordado a su compañero. " Y encima hay otro acantilado glaciar " que sobrepuja el primero. Los espíritus están preocupados, la noche está llena de dudas. El glaciar mediano es abordado al día siguiente por Bérardini y Paragot, la nieve profunda dificulta el penoso avanzar. A las 13 horas, los seis abordan por fin los peñascos del acantilado. De lejos, parecen vistosos y simpáticos como lo son a menudo los peñascos cuando se escala en hielo. " Todo es escarchado " comprueba a Bérardini que con Paragot, comienza a equipar la pared y prosigue renegando, después de algunas pruebas infructuosas: " las armellas son inutilizables en este peñasco" con las dificultades más grandes suben los primeros pasos que se revelan.

El día cae, rápidamente, y se hunden en sus bolsas de plumas, mientras que el agua se calienta para la sopa, cantamos alegremente, hace frío. Al amanecer, los zapatos están helados. Hay que esperar al sol, más abajo, vemos la tienda del campo II. Desde el principio, una escalada poco atrayente nos espera. Después de haber alcanzado el punto extremo de la torre, Paragot se pone a la cabeza, pronto, se encuentra con un desplome enorme y una cortada de tres chimeneas de hielo vivo, no muy alegre, para Paragot, luego los otros llegan, Lesueur prueba primerear y Denis lo sigue, de hecho, toda la parte escarchada de roca  es subida por ellos usando los grampones. pone un anclaje y vuelve a bajar. Lesueur, durante las maniobras, continúa sobre dos largos de cuerda y equipa hasta el peñasco.

Integrantes de la expedición. De izq.: a der.: René Ferlet, Guy Poulet y Lucien Berardini

Integrantes de la expedición. De izq.: a der.: Robert Paragot, Pierre Lesueur y Edmond Denis

Integrante de la expedición: Adrien Dagori

Llegada a plaza de mulas de Berardini y Poulet

Carabanas de mulas rumbo a la base de la pared sur del Aconcagua

A las 10, en plena noche, en el frío que ya pellizca, la pequeña tropa se para, cada uno se instala como puede sobre una plataforma cortada en el hielo por Bérardini y Lesueur, en el campamento base, Ferlet ve en la cara gigantesca a oscuras un fuego minúsculo de Bengala roja, que significa que el ataque continúa, comprueba, y añade: " mañana saldrán. " Pero mañana es otro día. Lo que Ferlet adivina esta noche, es la sed cruel que sufren a sus compañeros al campo 4, a 6.000 mts., instalado sobre el glaciar superior. El hielo cruje cada noche. Con el alba, las malas nubes aparecen, la caravana se divide en tres cordadas de dos, sin ruido, cada uno perdido en sus pensamientos gramponea los seracs de hielo, doscientos metros en desnivel son ganados. Una pared de hielo de una decena de metros, la altura domina. Examen breve.

- imposible regresar, desespera Poulet. Es un "hueso duro".
- voy para allá, grita Bérardini resuelto, " lo superaremos.

Pone su mochila sobre la roca y saca los clabos, desequilibrado queriendo cortar y golpear con su piolet, realiza esfuerzos agotadores a 6.000 mts., Paragot lo releva y la muralla es superada.

Por turnos, escalan, al alcance de la mano, parece que se perfila la pared terminal. Son las doce; el tiempo se restableció, un tipo de euforia los coge.

- hay que terminar hoy con este glaciar, decide Poulet .,
- la nieve es profunda, nos hundimos hasta la cintura, responde Bérardini
-Me duele los pies, se queja Denis.

Campamento 2 de la expedición francesa a la pared sur del Aconcagua

Despues del campamento 2 comienzan a verse las peligrosas avalanchas de la pared sur de Aconcagua

La difícil caminata sigue en la pendiente de nieve de una verticalidad impresionante, mucho mas tarde a la noche, la caravana logra llegar al punto de encuentro entre el hielo del glaciar superior y la roca (rimaya), momento siempre delicado. Arriba de sus cabezas se ve una pendiente brusca. Su verticalidad les asombra, a la izquierda, la pared encima, habrá que pasar por la derecha, después de cinco días de calvario, el vivac está preparado entre la roca y el hielo, el frió es impresionante, van girando entre todos, las cuatro bolsas de plumas y las dos bolsas de pluma cortas (patas de elefante) y la carpa disponible para enrollarse durante la noche.

-Imposible  “hacer” agua, dice Dagory, esforzándose para que ande el hornillo.
-Nos morimos de sed, suspira uno.
-Mis pies, están fríos, agrega otro.

La noche pasó sin que fuera posible tomar o comer algo, cada uno matando el tiempo con método propio: unos soñando con playas donde el sol quema, otros maldiciendo, mandando todo al diablo, unos poniéndose sumamente nerviosos, tensando músculos o tal vez haciéndose insensibles en los confines de la no existencia. Sin embargo nada impide al polvo de nieve, levantado por el violento viento, meterse en todos los intersticios posibles y de derretirse sobre el cuerpo. El campamento abajo es invisible, arriba, quedan 600 metros de pared.  Después será..la cumbre, por ahora aun están en el campamento vivac  5. a unos 6400 mts. Cuando surge el día, cada uno se asombra descubriendo a su vecino bajo un caparazón de nieve, el sol llega tarde , se dan cuenta que bajo las bolsas de plumas mojadas, se helaron los zapatos, una hora para ablandarlos.

Béradini logra escalar el labio superior de la rimaya, los demás siguen, están congelados. Una pendiente de nieve sirve de conexión hacia la roca y permite ganar 50 metros.., pero es una pendiente de 60°. Salvo Paragot, todos se quejan de sus pies. Paragot vomita bilis. Se agota y se preocupa convencido que es por la altura. La cadencia es de 10 metros cada 5 minutos, la progresión es terriblemente lenta. El día pasa, sin comer ni tomar, la primera cordada llega al espolón rocoso.

-No hay nada, gritan Bérardini y Poulet.

Despues de abandonar el campamento 2 hubo que sortear 500 metros de torres de roca de hasta 60 metros de altura

Vista de la pared sur del Aconcagua donde se marca la ruta seguida por los franceses

Acercamiento de la pared sur del Aconcagua donde se marca la ruta seguida por los franceses

Ningún campamento posible, quédense a donde están, instalan dos sogas fijas alcanzando de esta manera los cuatros otros compañeros  la nieve.

- Vamos a buscar entre las rocas, dicen Dagory y Lesueur.

Pero se vuelven más tarde, con las manos vacías, el sexto campamento, se presenta mal, hace un frió horroroso, cuatro de ellos se enrollan en la única carpa que tienen, dos mas se meten dentro de sus pasamontañas. Paragot sigue vomitando y temblando, los pies se congelan, chupan unas ciruelas y unos caramelos de menta. Las piernas quedan balanceando arriba del vacío. Cada uno se cuida de no deslizarse hacia el avismo, es una noche de terror, apenas vuelve el día, Poulet despierta a Paragot, el cual sigue vomitando.

Las cordadas vuelven a arrancar, abandonando la ultima carpa en la nieve. El espolón se escala con dificultad, la cumbre se acerca sin que nadie le preste atención, tan grande es el cansancio. Alcanzan el espolón. Poulet se atreve a subir una pendiente de nieve muy empinada terminando
sobre la cresta final, dos protuberancias nevadas exigen algunas precauciones, cada cual sintiendo la llegada del final, juntos van hacia la cumbre, los pies están insensibles.

Cada 20 metros vuelven a respirar, arrodillándose en la nieve. Por fin, están en la cumbre, la victoria, llego el final, no pueden pensar en otra cosa.

Que sienten ellos? Las imágenes y los recuerdos están fuera de foco, luego analizaran, luego sabrán...

Refugio Eva Peron, hoy llamado Plantamura

Vista desde el Refugio Poincenot que se estaba construyendo, fijese el armazon de la estructura para la expedición Argentina

En el libro de cumbre, Paragot escribe del logro de la expedición y sus integrantes. Los demás ya están bajando, a unos 6.500 mts., se encuentra el refugio Presidente Peron (independencia).  Salvo Dagory y Lesueur, que agarraron otro camino, todos se encuentran ahí, capas de hielo sobre las paredes del refugio, a pesar del frió, se instalan en los plumones tomando unas gotas de liquido.  Están preocupados por Dagory y Lesueur que no volvieron aun. Paragot le pide a Denis de sacarle los zapatos, horrorizado de descubrir los pies de su compañero, helados y duros como tablas de madera, el día después estarán azules, le duelen, durante dos horas, con la ayuda de Poulet, masajearan con guantes de lana y golpes de soga. Agotados, no lograra dormir a causa de la sed. Cuando aparece el sol, la mañana después, el 26 de febrero, el estado de cada uno, salvo el de Paragot, no es preocupante, sino terrible.

Además de Denis que tiene manos y pies congelados y que gime de dolor, Bérardini está también muy lastimado, Poulet tiene los pies menos dañados.

Están sin noticias de Dagory y Lesueur., a pesar de los gritos de Paragot. No pueden parar en este refugio, a partir de las ocho, los cuatro compañeros vuelven a bajar con mucha dificultad, debido a los pies. A pesar del viento y de las dudas sobre el camino a tomar, ven, hacia lo lejos, una línea azul: el Pacifico.

Dentro de poco tiempo estarán cerca del refugio inferior: el refugio Eva Perón, hay hombres en el refugio. Vienen corriendo hacia ellos a socorrerlos ( ver biografía de Cesar Darvich).

Los argentinos y los chilenos los reciben con muchísimo calor, se enteran que Dagory y Lesueur bajaron anoche y fueron sumamente bien cuidados por ellos. Ahora sí que está terminada esta expedición, este asalto tan temido, esta pared Sur invulnerable e inhumana. El corazón esta alegre cuando el cuerpo lo logra. Estos amigos están de vuelta juntos, quienes al ver con los ojos llenos de lagrimas que vienen para recibirlos, la escena significa el fin de su aventura...

Vista hacia el Refugio Eva Peron

Vista de la cumbre y de la pared sur del Aconcagua


Cuando regresaron a Buenos Aires luego de la Aventura

El 7 de enero llegaron a Buenos Aires siete conocidos escaladores franceses: Rene Ferlet, jefe del grupo, Lucien Berardini, Adrien Dagory, Edmond Denis, Pierre Lesueur, Robert Paragot y Guy Poulet. Permanecieron una semana en Buenos Aires, trasladándose luego a Mendoza, donde efectuaron un reconocimiento aéreo de la Pared Sud del Aconcagua. El 24 de enero llegaron con 8 mulas cargueras al pie de la pared (Horcones Inferior), donde establecieron su campo base a 4000 mts. de altura.

Luego de equipar el primer tercio de la pared (1000 mts. aproximadamente) con 500 mts. de sogas fijas, se realizo el ataque el día 17de febrero. Después de 8 días los seis escaladores (Rene Ferlet se vio obligado a permanecer en el campo base, debido a un ataque de ciática) llegaron finalmente a la cima el día 25de febrero a las 19,20 horas. Mientras Berardini, Denis, Paragot y Poulet pasaron la noche en el refugio Presidente Perón a 6.700 mts. Dagory y Lesueur siguieron la misma noche hasta Plaza de Mulas. Con esto quedo finalizada la ascensión de lo que creemos ser la pared mas difícil que se haya ascendido hasta ahora en el mundo. Bastara, para dar una idea de la envergadura de esta empresa, hacer notar que la Pared Sur presenta como ruta posible, a causa de las continuas avalanchas, únicamente el espolón central. Este es una pared de 3000 mts. que culmina a los 7000 mts., y cuyas más serias dificultades (escalada artificial en roca y hielo, pasajes en sobrependiente, escalada continuada de 5 superior en roca podrida, etc.), aparecen recién entre los 5500 y 7000 metros. Además, de las seis noches pasadas en la pared solo había suficiente lugar para montar las dos carpas en el primer campamento: en el 2 solo se pudo montar una, y las 4 noches siguientes fueron pasadas en vivacs sobre hielo, encordados, el ultimo a 6.700 mts. de altura.

El balance personal de la ascensión, ha sido caro: de los seis que han subido, todos, salvo Robert Paragot, han perdido por congelamiento por lo menos algunas falanges de los dedos de los pies, y Berardini, además, tres falanges de la mano izquierda. El precio es muy alto, pero la hazaña es muy grande...

Guy Poulet y Lucien Berardini en el primer vivac a 5.730 metros

Edmond Denis y atrás Poulet ascendiendo el glaciar del medio de la pared sur

Al pie de la gran fisura, expedición a la pared sur del Aconcagua


La Conferencia en el Cine Biarritz

Ya constituye casi una tradición de que siempre que nos visiten alpinistas franceses de renombre, expongan al público argentino, en el cine Biarritz, el relato de sus expediciones. Estas conferencias han constituido siempre una simiente fecunda, un aguijón para nuestros andinistas y para el público en general representaron una valiosa contribución para la comprensión de esa cosa tan desconocida y muchas veces desfigurada, el andinismo, ese deporte sin competencia, en aras del cual se afrontan tantos sacrificios, trabajos y peligros. La sencillez y elevado don de comunicación de estos hombres, sus relevantes cualidades humanas, han, influido grandemente sobre el ánimo de nuestro público, habitualmente condenado a digerir, en lo concerniente al andinismo, toda una serie de desconciertos y falsedades. Por todo ello los andinistas argentinos les debemos nuestro reconocimiento.

Comenzó la serie con Maurice Herzog, cuya imborrable exposición sobre la ascensión al Annapurna todos recordamos. Le siguió la expedición al Fitz-Roy, que por primera vez llamo en forma eficiente la atención del público sobre la extraordinaria belleza de nuestros Andes Australes. Y llegamos así, por último, a la reunión del 16 de Junio en que toco el turno a la expedición a la pared sur del Aconcagua. Ante una sala colmada, donde en muchas caras se veía asomar la impaciente expectativa, tomaron asiento en el escenario los integrantes de la expedición menos F.

Escalando en hielo en la pared sur del Aconcagua

Escalando en artificial en hielo en el glaciar superior a 6.000 metros

Denis, quien por el estado de sus pies aun se hallaba imposibilitado de caminar. Hizo la introducción el Ing. Teodoro Hauthal, presidente de la F. A. S. A., quien en sencillas y elocuentes palabras presento a los escaladores, destacando la trascendencia de la acción llevada a cabo por ellos. Seguidamente hablaron sobre la expedición los señores Rene Ferlet y Guy Poulet, relatando el primero las ideas e iniciativas que hicieron posible la realización de la empresa, los preparativos, y las tres primeras semanas de trabajos, en que se dejaron "equipados" los primeros cientos de metros de la pared, mientras el Sr. Guy Poulet relato la ascensión misma, que los llevo a la cima. Queremos destacar solamente que lo que muchos ya nos imaginábamos, se vio plenamente confirmado: la ascensión de la Pared Sur del Aconcagua constituye posiblemente el escalamiento mas difícil llevado a cabo, hasta hoy, en la historia del alpinismo. La excelente exposición llevada a cabo en estilo sencillo, impresionando simplemente por la relación escueta, pero penetrante, de los hechos, fue impecablemente traducida "in situ" por el Sr. J. F. Fino, y mantuvo tensos y emocionados hasta último momento a los espectadores. Las excelentes fotografías que acompañaron la exposición eran casi todas ellas obras de Juan Gutmann, (el material fotográfico de la expedición no había sido todavía revelado) y motivaron el aplauso del auditorio.

La reunión fue completada con la exhibición de la película "Haute Montagne", filmada bajo la dirección del Sr. Guy Poulet, miembro de la expedición al Aconcagua y presente en la sala. La película es el mejor film de montaña que recuerdo haber visto. Sus cualidades técnicas y fotográficas, inmejorables. El tecnicolor, excelente. Y en. cuanto a la acción y el argumento, no son otra cosa que la escalada, el alpinismo mismos, el placer y el goce que se experimentan en esa actividad. La acción nos lleva de Fontainbleau, el jardín de escalada parisién, a los acantilados calcáreos de la costa azul del mediterráneo, donde en inigualable contraste se enfrentan el azul profundo del mar con el blanco marmóreo de las rocas. Pasa luego en la extensa segunda parte a describir la ascensión de la Aiguille du Roc, en el macizo del Crepon, vecino a Chamonix. La difícil ascensión ha sido filmada en todos sus detalles, dando la visión natural del curso de la escalada, sin interrumpirlo con repetidos cambios de toma. Las gigantescas paredes graníticas, la escalada, los glaciares, el fondo de cumbres nevadas, se hallaban filmados con un realismo majestuoso. Todo lo ofrecido en la reunión fue de primera calidad. Nos fuimos a casa con el ánimo emocionado y con ansias de hacer montaña.

Escalando en la pared sur a más de 6.000 metros de altura después de abandonar el campamento 4


El Asado ofrecido a los Anfitriones

Nos vimos imposibilitados, a causa del mal tiempo, de realizar el asado en el muro de Escobar, como habíamos previsto, para agasajar a los camaradas franceses en nuestra "brique", como llaman ellos a la fabrica (nosotros somos los "briquiers"). El asado tuvo lugar en la quinta de nuestro vicepresidente Heini Wolf. Sin embargo, algunos "briquiers" provistos de coche llevaron a los "Bleausards" (Fontainbleau es el jardin de escalada de ellos, cerca de Paris) a dar una vuelta por la fabrica. Desgraciadamente, solo pudieron echar un vistazo de lejos a nuestro "andinodromo", porque el estado del terreno, muy mojado, les impedía transitar por el estado en que casi todos ellos tenían sus pies. El asado, magistralmente preparado por el cocinero oficial del centro, conto con aceptación unánime de invitados, asociados y perros, solo que estos últimos se quejaron algo por lo poco que se les había dejado. Durante la tertulia, nuestro presidente, Dr. Geza Miller, luego de un discurso muy bueno pues duro apenas medio minuto, y en el cual se dedico casi exclusivamente a ensalzar las cualidades de los discursos cortos, hizo entrega a los miembros de la expedición francesa de distintivos de nuestro Centro. Luego de comer, se desarrollo una cordial y amigable sobremesa, con animadas charlas, en que muchas veces se veían brillar los ojos de nuestros jóvenes andinistas por el entusiasmo con que seguían los relatos de los expedicionarios. Cantos montañeses, música de acordeón, gratas melodías familiares amenizaron la tertulia, que finalizo recién bien entrada la tarde.

Escalando en roca en la pared sur del Aconcagua

La expedición al regreso de la aventura en Buenos Aires en un agasajo, luego que fueron intervenidos quirurjicamente en la amputación de algunos dedos

Una de las consecuencias por el congelamiento en las manos fue la gangrena

Una de las consecuencias por el congelamiento en los pies fue la gangrena

Escalando en la Chimenea de la fábrica abandonada en Escobar

Rapelando en las Paredes de la fabrica abandonada en Escobar antes de realizar la expedición

Escalando en las Paredes de la fabrica abandonada en Escobar antes de realizar la expedición

Edición del Diario Los Andes de 1954, cuando los franceses regresaron a Mendoza de su aventura


Nota Relacionada:

- Primera Ascensión al Cerro Fitz Roy (3.405 mts).
Expedición Francesa a los Andes Patagónicos, Chaltén, Provincia de Santa Cruz

- Libro: Ascensión del Aconcagua. La segunda expedición francesa a los Andes Argentinos

 

Bibliografía del Archivo del Centro Cultural Argentino de Montaña:

- Revista La Montagne de octubre de 1954
- Libro Ascensión del Aconcagua de René Ferlet y Guy Poulet de 1956
- Boletín del CABA de Julio de 1954



Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA