Cerrar
Enero 2016 – Noticias y Novedades
Aumenta el hambre en las poblaciones de las zonas de Montaña

Los habitantes de las zonas de montañas sufren una creciente inseguridad alimentaria agravada por las consecuencias del cambio climático

- 15/01/2016 -
- Por Cristina Barraza, Directora Editorial del CCAM -

La población mundial de zonas de montaña alcanza aproximadamente a 720 millones de personas  de las cuales el 80 % se encuentra bajo el umbral de pobreza Las zonas de montaña cubren el 22 por ciento de la superficie terrestre del planeta y son el hogar del 13 por ciento de la población.Mientras que las cifras del hambre a nivel mundial están disminuyendo, el número de personas que sufren inseguridad alimentaria en zonas de montaña se elevó un 30 por ciento entre 2000 y 2012, según un nuevo informe  publicado por la FAO y la Alianza para las Montañas.

El 39 % de la población mundial que vive en las montañas sufre hambre, lo que supone un aumento del 30% en comparación con las cifras del año 2000. Mujeres de Nepal cargando alimentos. Foto: Agencia EFE

El documento denominado “Mapeo de la vulnerabilidad de los pueblos de montaña a la inseguridad alimentaria” señala que el número de personas con inseguridad alimentaria que vive en las regiones de montaña en los países en desarrollo aumentó a casi 329 millones en 2012, frente a 253 millones en 2000, a pesar de que la población total de las zonas de montaña del mundo se incrementó tan sólo un 16 por ciento durante ese mismo período.

Eso significa que uno de cada tres habitantes de las montañas -tanto urbanos como rurales-, en los países en desarrollo se enfrenta al hambre y la malnutrición, en comparación con una de cada nueve personas a nivel mundial. En especial son las mujeres de montañas y sus hijos los que  padecen este estado de vulnerabilidad.

Más alarmante aun es saber que casi la mitas de las poblaciones rurales de montaña -que dependen de recursos naturales como la tierra, el agua y los bosques para su sustento-  sufren inseguridad alimentaria.

El Director General de la FAO, José Graziano da Silva asegura que, "Las condiciones de vida de los pueblos de montaña se han deteriorado y su vulnerabilidad al hambre se ha incrementado. La dureza del clima y las dificultades del terreno, a menudo inaccesible, combinadas con la marginación política y social contribuyen sin duda a que los pueblos de montaña sean especialmente vulnerables a la escasez de alimentos” y agregó "Comprometidos como estamos en alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, hacemos un llamamiento a la comunidad internacional y los socios de recursos para que inviertan en zonas de montaña”.

Las investigaciones de la FAO constatan que el hambre amenaza a 2 millones de personas en montañas de Ecuador.
Foto: Diario La Hora

Según FAO y la OMS más de 800 millones de personas sufren de hambre crónica. Foto: www.reporterodelahistoria.com


La amenaza del cambio climático

La creciente amenaza del hambre no es el único reto que pesa sobre los habitantes de la montaña, además el cambio climático está afectando los ecosistemas frágiles donde habitan el 90 por ciento de ellos dependen de la agricultura de subsistencia. “Esto significa para los pueblos de montaña una injusticia lamentable: comunidades con una de las huellas de carbono más pequeños del mundo se encuentran entre los primeros en soportar el peso del cambio climático", aseguró el Coordinador de la Secretaría de la Alianza para las Montañas, Thomas Hofer.

"Por ejemplo –añadió- las temperaturas más altas permiten que las plagas y enfermedades puedan ascender por las laderas de las montañas. Las malas cosechas y la pérdida de ganado son una realidad creciente. Además, una mayor incidencia de tormentas, avalanchas, deslizamientos de tierra e inundaciones de los lagos glaciares están costando vidas y la destrucción de infraestructuras, lo que altera el acceso de las comunidades de montaña a carreteras, escuelas, mercados y servicios de salud".

Unas mujeres recolectando alimento en una zona de montaña de Meghalaya, al este de India. Foto: AFP

Zona de montaña de jomoson, Nepal. Foto: www.peduardorubioclick.com


Las diferencias según las zonas

El estudio arriba a la conclusión de que la proporción de personas vulnerables entre las poblaciones de montaña creció de 35 al 41 por ciento entre 2000 y 2012 mostrando diferencia según la región del mundo donde se localizan .

Así, casi 59 millones de habitantes de las montañas de África fueron identificados como vulnerables a la inseguridad alimentaria en 2000, cifra que aumentó un 46 por ciento a 86 millones en 2012.

Por su parte en América Latina y el Caribe, el número total de habitantes de las montañas vulnerables aumentó en un 22 por ciento desde más de 39 millones en 2000 a casi 48 millones en 2012. Sin embargo, la proporción de las poblaciones de montaña vulnerables se mantuvo bastante estable, pasando del 30 al 31 por ciento en 12 años.

Las poblaciones de montaña de Asia son especialmente propensas a la vulnerabilidad. Los resultados del estudio muestran que más de 192 millones de personas se consideran vulnerables a la inseguridad alimentaria en el 2012, un incremento de más de 40 millones de personas -un 26 por ciento- desde 2000.

Mapa de Zonas de Hambre del 2015, según los estudios de la FAO


Acciones para resolver el problema

Las montañas son el hogar de una de cada ocho personas y ricos depósitos de diversidad cultural, idiomas y tradiciones. Son asimismo los lugares donde se halla más diversidad biológica que en otras ecorregiones del planeta, incluidos los bosques húmedos tropicales de tierras bajas. Sin embargo, por muy diversos que sean los ecosistemas de montaña y por muy fuerte y poderosa que sea la imagen que tenemos de las montañas, en realidad, estas zonas son extremadamente frágiles. Cada día, el cambio climático, la contaminación, la explotación minera y prácticas agrícolas inadecuadas se cobran un tributo de los entornos montañosos. La población de las montañas que es la guardiana de estos ecosistemas, es la más vulnerable a tales cambios. Asimismo, figura ya entre las poblaciones más pobres, hambrientas y marginadas del mundo.
Las causas de ello son principalmente la inaccesibilidad de las zonas de montaña, la complejidad y fragilidad de sus entornos y la medida en que su población, especialmente las mujeres, se halla frecuentemente marginada social, política y económicamente. Pero hay también otra razón. La mayor parte de los conflictos armados del mundo se combaten en regiones montañosas.

Una forma de resolver los conflictos y llevar la paz a las zonas montañosas es fomentar el desarrollo sostenible de las mismas y establecer políticas y leyes favorables para ellas. Todos los esfuerzos deberán basarse en la prudencia, los conocimientos y la experiencia de la población de las montañas, y apoyarse con investigaciones. En la FAO, la labor sobre la seguridad alimentaria en las zonas de montaña está contribuyendo a comprender mejor la naturaleza y dimensiones de la pobreza y el hambre en tales zonas y a elaborar programas más eficaces.

Mapa de Zonas de Hambre del 2015, según los estudios de la FAO

Mapa de Zonas de Hambre del 2015, según los estudios de la FAO

Mapa de Zonas de Hambre del 2015, según los estudios de la FAO

Se necesita un fuerte compromiso político y de la sociedad para implementar las  acciones eficaces que logren  invertir la tendencia de hambre, es prioritario accionar sobre las  raíces de la inseguridad alimentaria en las montañas, para logra de esa manera achicar la brecha del hambre existente entre la población de las tierras bajas y las tierras altas.

El factor clave, para los pueblos de montaña, es el crecimiento inclusivo, con un crecimiento que promueva el acceso de todos al alimento, bienes y recursos, especialmente de los pobres y las mujeres, para que puedan desarrollar su potencial.

En las zonas de montaña, donde la agricultura familiar y la agricultura, silvicultura y la cría de animales en pequeña escala son los sistemas agrícolas prevalecientes, es necesario crear un entorno institucional y normativo favorable en el que la población de montaña pueda tener acceso a servicios como la formación, información, crédito y asistencia sanitaria, junto a las infraestructuras adecuadas.

También se necesitan inversiones y apoyo técnico para diversificar e impulsar los sistemas de producción de la montaña a través de, por ejemplo, la integración de los conocimientos y tradiciones indígenas con las técnicas modernas.

Malnutrición y el peregrinaje para combatir el hambre. Foto: Khadra, www.eldiario.es

 

Fuente: www.fao.org


Notas Relacionadas:

- Se celebró el 11 de Diciembre el Día Internacional de las Montañas

- La importancia de resguardar los bosques de Montaña

- Proyecto ambiental y educativo Soy Parte del Bosque Fueguino

- Después de los incendios, se creará el Parque Cholila en la provincia de Chubut

- Reflexión sobre el incendio de 52.000 hectáreas forestales en la Patagonia

- Se lograron contener los incendios de Cholila y Bariloche gracias a la lluvia

 

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.



  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA