Cerrar
Abril 2015 – Noticias y Novedades
Como se rescato el cuerpo del montañista indu Malli Babu en el Tres Cruces

Mariano Galván nos cuenta como se busco y encontró junto a un grupo de rescate al montañista desaparecido en el tres Cruces, Provincia de Catamarca

- 22/04/2015 -
- Por Miguel Velardez -

En el Aconcagua es casi moneda corriente que, en todas las temporadas, tenga que armar la mochila y salir al rescate de algún andinista en problemas. Mariano Galván, de 35 años, vive en Mendoza, pero más allá de la cercanía con esa montaña, siempre lo llaman por su experiencia para los senderos riesgosos.

Malli Mastan Babu hizo cumbre en el volcán Tres Cruces, a las 10; luego bajó y lo sorprendió la nevada.
Foto: Embajada de India en Chile, www.lagaceta.com.ar

A los 25 años empezó a hacer alpinismo. Además del Aconcagua, también estuvo en Nepal y en el Tíbet. Asegura que su trabajo y su pasión están en la montaña. Nació en Trelew (Chubut), a nivel del mar, pero dice que su cuerpo se adapta muy bien a la altura. En 2013 había viajado a Pakistán con la idea de escalar las montañas de Gasherbrum. De pronto, surgió la noticia sobre cuatro alpinistas españoles que estaban desaparecidos en medio de la nieve, a más de 7.000 metros sobre el nivel del mar. No había comunicación, ni señales de ellos. El mendocino estaba cerca de ese lugar y cuando los paquistaníes le dieron la noticia no dudó en intentar socorrerlos. Subió a la montaña y el resultado fue agridulce. Encontró a tres españoles que habían muerto congelados, pero logró auxiliar al cuarto con vida. Lo asistió con oxígeno y le ayudó a bajar con cuerdas.

De aquella experiencia estaba al tanto el tucumano Hernán Parajón, presidente de la Fundación Cumbres Andinas. Cuando surgió el caso de Malli Mastan Babu, perdido en el volcán Tres Cruces (en la frontera norte de Argentina y Chile, a la altura de Catamarca), Parajón llamó al mendocino Galván.

A sabiendas de que la búsqueda era la etapa más difícil, Parajón estableció que las montañistasLis Sable y Griselda Moreno serían llevadas en helicóptero hasta un punto medio de 5.100 metros de altura para hacer un rastrillaje hacia abajo. También se acordó que Galván escalaría por otro trayecto en soledad, por su mejor capacidad atlética.

El primer día caminó más de 10 horas hasta que se terminó la luz natural. Al caer el sol armó el campamento para pasar la noche en la montaña. El segundo día emprendió el ascenso con la esperanza de hallar a Malli, pero tampoco tuvo suerte. Al caer la noche repitió la rutina de armar el campamento. No tenía la misma energía del primer día y ya había superado los 5.000 metros de altura. Bajo la planta de los pies llevaba las raquetas para evitar hundirse en la nieve.

El tercer día caminó más de nueve horas y, al atardecer, se detuvo. Con lo poco que quedaba de luz natural debía armar el campamento. Despejó la nieve con la mano y se sentó sobre una piedra helada. Había elegido el sitio para pasar la noche. Giró la cabeza y, a unos cinco metros de distancia hacia un costado, pudo ver un trozo de tela de color naranja flúo, que sobresalía en la blancura del paisaje.

El montañista Mariano Galvan en el Everest, quien rescató el cuerpo de Malli. Foto: Facebook de Mariano Galvan

Malli Mastan Babu, durante una de sus expediciones, posa con la bandera de la India. Foto: Malli Mastan Babu

Por seguridad, Galván armó su refugio antes de la caída del sol. Después salió a ver de qué se trataba esa tela naranja. Comenzó a raspar en la nieve y descubrió que era una bolsa de dormir. Siguió removiendo la capa blanca hasta que, ante sus ojos, se abrió el rostro de Malli Mastan Babu congelado, a 5.950 metros.

El rescatista aprovechó los últimos hilos de luz natural para tomar fotografías (por razones legales) y marcar el terreno con GPS. “Soy guía de montaña, y me ha tocado ver cuerpos, pero nadie termina de estar preparado para la muerte. Fue muy duro estar ahí, porque generalmente uno va con un grupo de rescate y, por lo menos, tiene la contención de los demás, pero aquí estaba solo y el sol caía a las seis y media de la tarde -recordó Galván-. Pasé una noche bastante mala, porque obviamente cuando descubrí el rostro de Malli fue muy chocante. Esa imagen se estuvo mezclando en mi memoria y la sensación amarga de que yo también hago lo mismo que él. Fue una noche larga, parecía que el amanecer no llegaba nunca hasta que, por fin, a la mañana pude armar mis cosas y empecé a bajar para reunirme con los otros socorristas y mandar un mensaje de que había encontrado a Malli. Además tenía que bajar, porque se venía el mal tiempo”, rememoró.

El 2 de de abril, Galván bajó en soledad por el mismo sendero. Después, el grupo tendría 11 días más para diseñar el plan de rescate del cuerpo. No contaban con el helicóptero. El rescatista volvió a subir al mismo sitio y logró bajar el cuerpo de Malli el martes al mediodía hasta la ruta, donde esperaba un vehículo. Recuperó todas sus pertenencias (GPS, reloj, cámara de fotos, una bandera). Fue trasladado a Tucumán, donde llegó el martes pasado (después de 22 días de haber hecho cumbre en Tres Cruces).

A la sala velatoria llegó Malli Dorasanamma, una de sus hermanas, que viajó desde India. El jueves, a las 14, ella acompañó el traslado por vía terrestre a Buenos Aires. El cuerpo de Malli permanece en Buenos Aires. Ayer, la mujer esperaba completar los trámites legales para tomar un vuelo de Ezeiza a Nueva Delhi, la capital India, donde el gobierno de ese país, le rendirá homenajes a su héroe de la montaña. Después será llevado a Gandhi Jana Sangam, el pequeño pueblo del sur de la India, donde Malli había nacido hace 40 años. Mientras tanto, Galván volvió a Mendoza a la espera de su próxima montaña, porque así se siente vivo.


Fuente:
www.lagaceta.com.ar

Equipo de rescate para encontrar a Malli Mastan Babu. Foto: Facebook Rescue Malli Mastan Babu

Equipo de rescate para hallar a Malli Mastan Babu. Foto: Facebook Rescue Malli Mastan Babu

 

Malli Mastan Babu, el escalador que no quería morir en la montaña

- 07/04/2015 -
- Por Miguel Velardez -

Cada vez que empezaba una expedición, en cualquier lugar del mundo, además de abrigo, herramientas y alimentos Malli Mastan Babu llevaba caramelos y chocolates. Al hacer cumbre, en medio de la soledad más absoluta, abría la mochila, sacaba los dulces y comenzaba un culto a Shiva, el dios hindú al que solía venerar. Así como en los Valles suelen pedirle permiso a la Pachamama para moverse en la montaña, Malli le pedía permiso a Shiva. Dejaba algunos chocolates enterrados en la montaña y comía otros para recuperar fuerzas antes de comenzar el descenso. El ritual se completaba con varias posturas de yoga; en especial con la llamada paro de cabeza (como hacer la vertical, pero apoyando la cabeza) y sumergido en una meditación profunda.

Malli había nacido en un pequeño pueblo del suroeste de la India, llamado Gandhi Jana Sangam, en el distrito de Nellore de Andhra Pradesh. Es una aldea de gente humilde, ubicada a 25 minutos del mar. Cuando tenía 11 años, ingresó a la escuela secundaria superior (de estilo militar), donde conoció al teniente M. Udaya Bhaskar Rao, que ejercía el rol de senior (una suerte de tutor de los estudiantes). En aquel tiempo, Malli era un preadolescente que se entusiasmaba con los relatos del senior sobre las expediciones a la montaña. Un día estaba en clase cuando llegó la peor noticia: el senior, al que tanto admiraba, había muerto a los 22 años al intentar hacer cumbre en el Everest. Fue un golpe muy fuerte.

Las autoridades de la escuela resolvieron hacer un monumento para recordar al teniente fallecido, que se convirtió en una figura de inspiración para muchos de los estudiantes. Su ejemplo quedó grabado para siempre en la memoria de Malli. Tanto que comenzó a hacerse a la idea de completar algún día la expedición al Everest, en homenaje a su ídolo.

Malli, en las inmediaciones del Aconcagua, Mendoza. Foto: www.lagaceta.com.ar

El montañista indú Malli Mastan Babu en Nido de Cóndores, Aconcagua. Foto: www.lagaceta.com.ar

PASARON 20 AÑOS

Después de dos décadas de la muerte del senior, en 2005, llegó el turno de Malli, que tenía 30 años recién cumplidos. Diagramó la expedición, planificó el trayecto, calculó el tiempo necesario. Estaba todo listo, pero a última hora le puso un freno: a modo de entrenamiento antes del Everest subió al Kilimanjaro y a otras montañas de menor altura para aclimatarse. Finalmente, ese mismo 2005 cumplió el sueño de homenajear a su maestro en la cumbre del Everest. 

CAMINO AL RÉCORD

Malli, el menor de cinco hermanos, se recibió de ingeniero en una universidad estadounidense. Sin embargo, optó por ser un experto en la montaña y sus colegas admiraban su capacidad y, especialmente, su velocidad para llegar a la cumbre. Adquirió fama mundial tras convertirse en el hombre récord de Guinness por haber coronado las siete cumbres más altas del mundo en apenas 172 días: insumían más tiempo los vuelos de un país a otro que subir a la montaña.

POR ESTAS TIERRAS

Malli había visitado Argentina varias veces. En Tucumán tenía amigos montañistas, como Hernán Parajón, presidente de la Fundación Cumbres Andinas. Cada vez que venía a sus expediciones al Aconcagua (Mendoza), al Llullaillaco (Salta) o el cerro Tres Cruces (frontera norte argentino chilena) solía contactarse con ellos. “Al volcán Llullaillaco (6.739 metros sobre el nivel del mar) lo subía en dos días”, recordó Parajón. 

El 20 de marzo, el montañista tucumano lo invitó a la redacción de LA GACETA, y ese día Malli mostró su humildad de cuerpo entero. En la India era considerado un ícono, pero aquí se movía sin actos grandilocuentes; como un vecino más de la vuelta de la esquina. Vestía un jean azul, camisa blanca y zapatillas. Hablaba en un tono sereno, casi en voz baja, y llegó cargando su mochila en la espalda. Tenía todo listo para su expedición al cerro Tres Cruces (frontera entre el norte de Chile y Argentina). La entrevista se extendió por más de una hora. “Para mí es una pasión hacer cumbre”, dijo.

El escalador hace una postura de yoga al pie del Cono de Arita, Salta. Foto: www.lagaceta.com.ar

El montañista indú Malli Mastan Babu, tomada en su última entrevista. Foto: www.lagaceta.com.ar

Explicó que su mayor anhelo era dedicarles unos 15 años más a las montañas y luego retirarse para escribir libros sobre esas experiencias. En la India lo apoyaban con donaciones para sus viajes y él devolvía con logros que ubicaban su pueblo y su país con la mejor reputación. 

Durante la charla admitió que muchas veces en la soledad de la montaña lloraba de emoción, al alcanzar la cumbre. Dijo también que a veces, en el trayecto, percibía espíritus de montañistas que habían perdido la vida en el intento. “Los siento a mis espaldas, pero no quiero girar la cabeza para ver de qué se trata; prefiero seguir adelante”, afirmó. 

En ese encuentro (que quedó grabado en video), ni Malli ni Parajón ni ninguno de nosotros podía imaginar que esa sería la última entrevista de su vida. Vaya paradoja: una de las preguntas a Malli fue: ¿elegirías morir en la montaña? Respondió que no. Y agregó que su lema era “vivir sin miedo, con pasión y con un propósito”.


Expedición 

Su último desafío fue enfrentarse con un volcán de 6.300 metros 

Malli Mastan Babu desapareció durante una expedición al Nevado de Tres Cruces. Se le perdió el rastro el 23 de marzo. Desde entonces, equipos de rescate de Argentina y de Chile lo buscaban con intensidad. Finalmente, su cuerpo fue encontrado cerca del paso de San Francisco, a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. Había comenzado el ascenso día anterior a su desaparición y tenía planeado alcanzar la cumbre pocas horas después. Pero durante la expedición se desató una intensa nevada. El Nevado de Tres Cruces es un macizo de origen volcánico que se encuentra en la cordillera de los Andes, en la frontera entre Catamarca y la Región de Atacama, en Chile. Su cumbre está a 6.300 metros.


Fuente:
www.lagaceta.com.ar

Malli junto a su gente, India. Foto: Malli Mastan Babu


Videos:

La epopeya de Mariano Galván, el andinista que rescató el cuerpo de Malli Babu

Malli Mastan Babu realizó una entrevista (con LA GACETA) días antes de perder la vida en Tres Cruces

 


Notas Relacionadas:

- El pasado 4 de junio en Catamarca se sanciono la ley que regulara las actividades de montaña

- Fue encontrado sin vida el montañista indú Malli Mastan Babu en el Tres Cruces

- Homenaje al montañista español Fernando Osa muerto en el Ojos del Salado

- El Gobierno Vasco difundió un comunicado de compañeros del desaparecido Fernando Osa

- Lamentablemente el montañista español murió en el volcán Ojos del Salado

- Montañista Español se encuentra en estado grave en el Volcán Ojos del Salado

- Cuando la vida del montañista se vuelve un juego

 


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.



  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA