Cerrar
Mayo 2015 – Noticias y Novedades
Subestimación de las dificultades y riesgos en la montaña

Hay una frecuente confusión entre los términos dificultad, dificultad técnica y riesgo que muchas veces conduce a menospreciar los peligros en nuestra actividad

- 07/05/2015 -
- Por Glauco Muratti -

La noche del 19 de Marzo, en cercanías del Paso de San Francisco, un grupo de andinistas Cordobeses, prepara la cena mientras revisa su plan para ascender al Volcán Pissis de 6.795 metros.  Aclimatarse les ha llevado la mitad de la excursión, pero por fin esta llegando el momento.

Vista del Volcan Pissis, Catamarca. Foto: Glauco Muratti

Integrantes de la expedición. De izq. a der.: Damián Gauna, Mauricio Baschanin, Javier Melloni Luisito Bordón y Rodrigo Castello. Foto: Glauco Muratti

Aunque hace un tiempo inhabitualmente benigno, los cordobeses consultan los reportes meteorológicos. Son montañeros, saben bien que con clima adverso hasta el más sencillo recorrido puede convertirse en una trampa.  

Lamentablemente parece avecinarse una larga y severa tormenta, bajas temperaturas,  fuertes nevadas y vientos.

El Pissis no es una montaña técnica pero eso no la hace fácil o segura:  no solo tiene proporciones himalayescas sino que se levanta después de atravesar 100 kilómetros de páramos sin agua potable ni población.

No se preguntan a que se arriesgarían enfrentando  semejante clima en semejante lugar. La duda es otra. Todos tienen obligaciones, familia, trabajo, estudio. ¿Van a ceder tan fácilmente este par de semanas que a duras penas han arrancado a una sociedad que no suele tolerar que se “desperdicie” tiempo subiendo montañas

El  grupo debate, evalúa alternativas, otros objetivos. Durante el viaje,  ya en casa, de día, de noche, cien y mil veces se preguntarán si fue correcto regresar sin intentar el ascenso.

La última semana de Marzo comenzó con un inhabitual temporal en gran parte de la Puna. Varios días de nevada taparon el paisaje y obligaron a cerrar los pasos fronterizos.  Numerosos grupos de andinistas fueron atrapados a uno y otro lado de la frontera por aquella triste tormenta que se llevó para siempre al entrañable escalador hindú Malli  Mastan Babu.

Cerro Puntiagudo y Lamas, 5.960 mts.,  frontera de Argentina y Chile,  al fondo el Nevado Tres Cruces 6.749 m.
Foto: Glauco Muratti


Dificultad, riesgo y prevención

Hay una frecuente confusión entre los términos dificultad, dificultad técnica  y riesgo que a veces conduce a una peligrosa subestimación.

Suele tenerse por cierto que si carece de dificultad técnica una montaña es fácil ignorando que al subir, además de los problemas de escalada, hay otras dificultades a considerar.  Esta peligrosa mezcla de conceptos da su fruto más nefasto cuando se considera que una montaña técnicamente  fácil esta casi libre de riesgos.

Cerro Artezonraju, Perú. Foto: Glauco Muratti

Cerro Artezonraju, Perú. Foto: Glauco Muratti

La Cordillera Blanca, Ancash (Azul en quechua), Perú, ha sido labrada por una vigorosa actividad glaciar. Como lo mismo ha ocurrido en los Alpes,  la escala de dificultad alpina (La escala tiene los siguienes grados: F, fácil. PD, poco difícil. AD, algo difícil. D, difícil. MD, muy difícil. ED extremadamente difícil. ABO, abominable. Se agregan además los habituales signos + y -) resulta  aquí cómoda y útil.

El ascenso de la montaña de la foto por el sureste - Nevado Artesonraju, 6.025 m (El nombre de la montaña se debe a su forma de artesón que es un adorno poligonal en techos y bóvedas de edificios. Raju o Rahu es nieve, hielo. (Ref: “La Cordillera Blanca de los Andes”, A.G.Bohorquez y J.J. Tomé Ñacle))- traspasa  típico terreno helado con dificultad técnica y riesgo objetivo intermedio (“D” en la escala referida). 

Pero;  ¿Es el “grado técnico” la única dificultad que encontraremos al intentar esta montaña? ¿Solo montañas técnicas son difíciles y peligrosas? ¿Las alturas que están libres de dificultad técnica, son fáciles y seguras?

Escalando en el Cerro Plomo. Foto: Glauco Muratti

Cerro Puntiagudo. Foto: Ian Schwert, gentileza Ramiro Casas

Cuando se prescinde de la cuerda para ascender el Cerro Río Blanco, 5.297 m, Mendoza, Argentina o el  Volcán Puntiagudo, 2.493 m, Región de los Lagos, Chile; es fácil advertir el riesgo de caída, eso no necesita mucha explicación.

Pero; ¿El único riesgo en el ascenso de una montaña es el de caer? ¿Si no hay peligro de caer podemos considerarnos seguros?

Cerro Piramidal. Foto: Glauco Muratti

Que en la mayoría de las montañas –Cordón del Potrero Escondido, Mendoza, Argentina- no haya personas, animales ni vegetación indica algo: Los seres biológicos solo podemos vivir en estrechas condiciones ambientales de agua, oxigeno, temperatura, radiación.

La desolación de las alturas es casi la única alarma que concede este ambiente peligroso y parco, es el riesgo ambiental.

Sabiéndolo o no, somos acechados por los problemas generados por la baja temperatura (congelamientos e hipotermia), la falta de agua (deshidratación), la radiación (oftalmia de las nieves), el oxigeno insuficiente (mal de altura), buena parte de las patologías propias del montañismo.

Caminata en Ojos del Salado, Catamarca. Foto: Glauco Muratti

En el  ascenso al Ojos del Salado 6.891 m por la cara suroeste, jamás se usan las manos, la montaña se sube caminando.  No hay dificultad técnica ni riesgo de caída.  

Sin embargo el trayecto demanda tantos campamentos como algunos famosos “ochomiles”  pero en un grado de aislamiento inconcebiblemente mayor:  el lugar donde comienza la caminata se encuentra entre los más apartados del planeta; es dudoso que se pueda disponer de ayuda externa antes de varios días; la mayor parte de los tres o cuatro campamentos se realiza sobre los 6000 metros por lo que la probabilidad de que alguien sufra enfermedad de montaña es considerable.

¿Es esta entonces una vía fácil y segura?

Nevado de Pissis, tal vez sobre los 6.600 mts., la cumbre principal atrás. Abril de 2004. Foto: Glauco Muratti

Estas personas debieron andar muchas horas y descender 2000 metros de desnivel para encontrar su vehículo y salir del lugar. Imposible caerse; pero; ¿Este es un sitio seguro?

¿Que hubiera pasado si alguno de los personajes de la fotografía no hubiera sido capaz de trasladarse por sí mismo?

Descartemos los traumatismos. ¿Sabemos que a esta altitud la enfermedad de montaña es frecuente y que una de sus manifestaciones habituales es la incapacidad total del enfermo?

Ventisquero Río Plomo. Foto: David Valdes

Ventisquero Río Plomo. Foto: David Valdes y Martín Suso

Como en el Ventisquero Rio Plomo –Mendoza, Argentina, fotos gentileza David Valdés y Martín Suso-, en la mayoría de nuestras montañas no suele haber seres humanos. Ninguna clase de gente, ni lugareños, ni andinistas, ni funcionarios o rescatistas a la usanza europea. Los grupos deberían ser autosuficientes para resolver los problemas y por supuesto grupos pequeños nunca pueden trasladar una persona.

¿Entonces, como vamos a salir de la montaña si alguien se incapacita?

Ya que en terreno de montaña es poco probable que un problema grave como este pueda ser resuelto,  ¿Para que hacer esa incómoda pregunta?
Que el andinista camine por la montaña sabiendo que esta pregunta no tiene respuesta hará más segura las excursiones porque  le llevará a la única conducta aceptable: la prevención.

Cerro Los Chorrillos. Foto: Glauco Muratti

Cerro Los Chorrillos. Foto: Glauco Muratti

Alguien que se pierde en la montaña provoca angustia a sus familiares y amigos y consume recursos a una sociedad que tal vez tenga otras prioridades. Ya que hemos elegido voluntariamente una actividad riesgosa, deberíamos tratar de evitar que un rescate esté precedido por una búsqueda.

¿Somos conscientes que encontrar a alguien en la montaña puede ser un problema difícil o imposible de remontar? 

Siempre el andinista debe dejar dicho a sus familiares, a las autoridades, especialmente a sus amigos andinistas, adonde se dirige y respetar esa pauta. Cuando se marcha en grupo: los compañeros no se abandonan, mejor si ni siquiera se pierden de vista. Si se marcha solo debemos proveernos de pequeños dispositivos que sitúan el problema utilizando los satélites. 

En las fotos la ignota quebrada Chorrillos, Mendoza, Argentina (Este valle desemboca en la quebrada del Río Tupungato, un día de caminata al sur de Punta de Vacas y debido a su dificultosa geografía solo recientemente ha comenzado a ser explorado).

Valle de la Salina de la Laguna, Catamarca. Foto: Glauco Muratti

Camino al Cerro Tres Cruces. Foto: Glauco Muratti

En el valle de la Salina de la Laguna, Catamarca, Argentina, montañas típicamente puneñas que bajo su apariencia andina esconden un riesgo en la falta de agua potable.

Cuando en este tipo de terreno se transita en un solo vehículo y se superan grandes distancias hay que plantearse que hacer ante las habituales fallas mecánicas. Si tenemos posibilidad de comunicación con el exterior solamente habrá que esperar que llegue la ayuda. De otro modo tendremos que salir caminando, a veces varios días.

En uno y otro caso, pero especialmente en el segundo,  ¿Dónde vamos a proveernos de agua? 

Volcán Cazadero, Catamarca. Foto: Glauco Muratti

En terreno típicamente puneño como el de la foto  - cara oeste del Vn.  Cazadero 6.658 m, Catamarca, Agentina- aparece una dificultad particular: sea subiendo los cerros, pero especialmente bajándolos, la orientación puede hacerse crítica porque el aspecto del terreno es en todos lados muy parecido. Si bien el uso de los posicionadores satelitales tiende a minimizar el problema debe saberse que equivocar un campamento condena al extraviado a vagar por la montaña con pocas posibilidades de encontrar agua.

Volcán Huayco, 6.457 mts. Foto: Glauco Muratti

Campamento en el Cerro Puntiagudo y Lamas. Foto: Franco Filippini

Como las montañas de la puna se pueden subir casi por cualquier lado, también en casi cualquier parte se encontrara sitio llano para instalar un campamento.

Pero; ¿Sabemos de la intensidad de los vientos puneños?

La limitante para acampar vendrá de los escasos rincones donde se puede amparar una carpa o un vivac. Sitios como los de las fotos –collado entre el Tres Cruces y el Puntiagudo y Lamas, y faz norte del Vn. Huayco, 6.457 m, ambos en la Puna- son una excepción.

Nevado Huayna Potosí, Cordillera Real, Bolivia. Foto: Franco Filippini

Normalmente lo que más cambia durante un ascenso es el cielo, la atmósfera. Sol, frío, calor, visibilidad, viento, niebla, terreno árido o nevado. Antiguamente estas variaciones eran imprevisibles, el andinista era juguete del tiempo meteorológico.

Esto ha cambiado, hoy se pueden consultar sencillas y certeras previsiones de clima.

Pero, aunque eso lo sabemos todos, ¿Estamos dispuestos ante un clima alarmante a suspender nuestra excursión, aquella que nos ha llevado semanas o meses preparar? ¿Somos conscientes de lo que significa una fuerte tormenta en la montaña?

Ruta Franco-argentina en el Cerro Fitz Roy. Foto: Miguel Florian Kvarta

A pesar de que el Fitz Roy es una montaña de elevada dificultad técnica intrínseca, para la mayor parte de los escaladores, no es el grado técnico el que determina el destino de los ascensos sin el clima.

De esta foto, tomada a metros del fin de la dificultad técnica, comenta Miguel Florian Kvarta: “Nunca estuve tan cerca de la cumbre de esa montaña que me desvela hace 17 años. Unos irónicos 20mts...pero era lo mismo eso que mil. El viento, ese viento que te golpea como un boxeador puede hacerlo e intenta partirte un pie que metiste en un offwidth. Nunca habia sentido esa piña de viento, un golpe seco, contundente, un estampido sonoro... El frío, Ramiro no paraba de temblar en las últimas reuniones.... El camalot 1 dejo de funcionar en el largo 13 y eso ya era demasiado, un mecanismo congelado ... y uno empieza a pensar si no estará ya forzando demasiado. Quedaban muchos rapeles, para los que no se puede estar entregado... ya no era un juego.


Noticias Relacionadas:

- Como se rescato el cuerpo del montañista indu Malli Babu en el Tres Cruces

- Fue encontrado sin vida el montañista indú Malli Mastan Babu en el Tres Cruces

- El Gobierno Vasco difundió un comunicado de compañeros del desaparecido Fernando Osa

- Lamentablemente el montañista español murió en el volcán Ojos del Salado

- Montañista Español se encuentra en estado grave en el Volcán Ojos del Salado

- Cuando la vida del montañista se vuelve un juego


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.



  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA