Cerrar
Julio 2016 – Noticias y Novedades
El argentino Mariano Curiel logró cruzar Groenlandia

Tras 26 días sobre grampones y esquíes, de 35 años, logró atravesar la desértica Groenlandia de oeste a este, arrastrando 90 kilos de peso en dos trineos, sería el primer Argentino en lograrlo

- 10/07/2016 -

Foto: Mariano Muriel

Mariano Curiel tenía 23 años cuando descendió por la planchada del crucero ruso Lyubov Orlova y se aferró con sus grampones por primera vez al hielo antártico. Quería trepar glaciares y escrutar desde la costa a las skúas en su vuelo veloz hacia los témpanos. Pero aquel pasatiempo sobrecogedor terminaría convirtiéndose en una forma de vida durante los próximos 13 años. En el medio, irrumpió la magia del Ártico, y allí pudo auscultar el silencio abismal de los campos de hielo y fiordos en las islas de Groenlandia y Svalbard.

Mariano Curiel en Groenlandia

En ambos extremos del planeta-allí donde el hombre asimila su pequeñez-, Curiel, un bonaerense radicado en Bariloche, sumó destrezas hasta convertirse en un avezado guía polar. Meses atrás, se impuso el desafío de su vida: cruzar de costa a costa Groenlandia, el terruño de los inuits, la geografía todavía no del todo explorada. Deseaba seguir los pasos inaugurales del noruego Fridtjof Nansen, el aventurero que en 42 días, en 1888, abrió esa ruta yerma en la latitud del círculo polar.

Tras 26 días y un trasiego de 564 km sobre grampones y esquíes, Curiel, de 35 años, logró finalmente igualar aquella hazaña y semanas atrás, se convirtió en el primer argentino en atravesar la desértica Groenlandia. De oeste a este, arrastrando 90 kilos de peso en dos trineos, guió a su expedición, integrada por cinco europeos.

Soportó las veleidades de un clima casi esquizofrénico: jornadas de noches blancas con un sol de fuego y 25° de sensación térmica y, enseguida, principios de congelamiento en la nariz y en sus manos por el descenso brusco a 35 grados bajo cero. Enfrentó tormentas de nieve, con vientos de 120 km/h y nula visibilidad, que durante casi tres días lo inmovilizaron en una carpa en el hielo. También días de calma monotonía. Del blanco tiza al azul intenso, la región polar le mostró todos los matices de su paleta. Sorteó grietas, luego piletones, que se transformaron en ríos subterráneos y más tarde en ciclópeas lagunas. No sin asombro, Curiel fue testigo en el terreno del récord histórico del derretimiento polar en Groenlandia.

Mapa de Groenlandia. Ruta del cruce realizado de Oeste a Este. Mapa: polarconnection.com, La Nacion

Travesía a través de Groenlandia

Mágicos paisajes en el cruce de Groenlandia

"Hubo días en que debimos cruzar más de 200 arroyos y ríos con el agua hasta la cintura. Y ese fue, quizá, el mayor desafío -relata a LA NACION, recién arribado a Buenos Aires-, porque aunque parezca una nimiedad, al mojarnos los pies y estar obligados a seguir andando, para no enfriarnos, las ampollas no terminaban nunca de cicatrizar".

Junto a su amigo sueco David Berg, emprendieron la aventura el 14 de mayo pasado desde el fiordo de Kangerlussuaq, 318 km al norte de Nuuk, la capital groenlandesa. Los acompañaban otra guía noruega, un inglés y dos alemanes. El punto de inicio, 66 km al norte del círculo polar, marcó a partir de allí, los esfuerzos por hallar una ruta segura, apenas zigzagueante, hasta la otra costa en el Atlántico Norte. El grupo, de entre 23 y 55 años, llegó a su meta, en el pueblo de Isortoq, a orillas del estrecho de Dinamarca -unos 100 km al sur del círculo polar-, el 8 de junio, en plena primavera boreal.

Guiados por una brújula, más un GPS, a los dos días de iniciada la travesía, irrumpió el primer imponderable. Una lesión en los ligamentos que no logró torcer la voluntad férrea de Curiel: sorteaban una grieta, cuando los trineos sujetos a la cintura del argentino se desbarrancaron en desnivel. La soga pegó un chicotazo y con ese empujón, los grampones aferrados al suelo le hicieron rotar casi 60 grados las rodillas. El sopor pareció brotar del suelo como un ciclón. La inflamación, junto a un dolor punzante, lo acompañó el resto de la travesía. Dosificó los calmantes. Tenía los suficientes sólo para 15 días. En los recesos, de 10 minutos cada hora, intentaba disimular el dolor y dedicarse a ingerir grasas y calorías. Curiel temía que lo evacuaran. Abandonar su trajín a la meta no era una opción. Así continuó su marcha de 25 km diarios. Un trajín casi marcial y transversal; un tanto mecánico. El paso firme, cadencioso, siempre buscando encontrar en el horizonte a la costa Este.

Kangerlusuaq, el punto de partida hacia la travesía a través de Groenlandia

Trasladando los trineos. Travesía a través de Groenlandia

Uno de los tantos campamentos en Groenlandia. Travesía a través de Groenlandia

A medida que el terreno se afirmaba y la gradiente se elevaba como en un domo hasta los 2600 msnm, percibía que en el vaivén sobre esquíes se aceleraba la marcha, de entre ocho a diez horas diarias. Avanzaban a un promedio de 21 km por día. Aunque hubo otros en que se anotaron la marca de 35 km. Ocho horas de descanso riguroso guarecidos en carpa, seguidos por desayunos veloces y suculentos, en base a avena y frutos secos. Sólo los snacks, para los intervalos, sumaban nueve kilos de peso: chocolate, queso y salame tandilense y hasta manteca en barra. El peso de los víveres se fue alivianando más rápido de lo que esperaba. Los bloques de hielo para derretir en una pequeña cocina a bencina ocho litros de agua (para él y para su compañero), insumían una hora y media de espera.

"De tanto caminar uno se vuelve un poco como un hombre-máquina. Y la expedición se convierte en algo muy mecánico, donde el único elemento cambiante lo aporta el clima. Por lo demás, como no hay árboles, ni vegetación, todo es como un desierto blanco", relata Curiel. "Por eso, tenés que estar bien psíquicamente, porque la «carrera» es un 60% mental y un 40 %, física. Y para sobrellevarla, la alimentación es clave. Si no parás y comés cada hora, un total de 5000 calorías diarias, no podés avanzar".

Muy bien entrenado, Curiel supo de entrada que debía comenzar la travesía con sobrepeso. En el trayecto bajó 10 kilos y entre los que mejor performance demostraron sobresalieron lo que partieron con más sobrepeso.

No fueron necesarios los disparos disuasivos de escopetas. Ni osos polares, ni zorros ni ninguna otra forma de vida animal los secundó en el viaje. La excepción fue un gorrión solitario y perdido, que se sumó al grupo durante una parte breve del trayecto, según cuenta.

Mariano Curiel frente a la carpa, día de fuertes vientos. Travesía a través de Groenlandia

En el medio de la nada una estación abandonada. Travesía a través de Groenlandia

Travesía a través de Groenlandia


El Equipo

La convivencia fue buena y cooperativa y los liderazgos marcados y consensuados de entrada. Por la pérdida de peso, dos integrantes del equipo quedaron sin fuerza hasta el punto que no podían arrastrar sus trineos. Por eso, el resto se repartió la carga.

"Creo que estas experiencias, son como un retiro espiritual en el hielo -dice Curiel-. Sirven mucho para fortalecer el liderazgo, entender lo que es el verdadero trabajo en equipo y asumir todo con humildad y respeto por esa naturaleza, a veces hostil, que te rodea".

¿Qué empuja a un hombre a ponerle el cuerpo a semejante exigencia? "Creo que siempre es lo mismo: el desafío personal, la posibilidad de exigencia y el traspasar los límites para encontrarse uno. Pero, a la larga, en estas expediciones, lo más importante son las personas con las que uno comparte. Porque llega un punto en que el lugar y el objetivo pasan a un segundo plano", señala.

Mariano Curiel con el equipo e integrantes de la travesía a través de Groenlandia

El último día, en el horizonte se avistaba el mar. Ese fue un momento de emoción profunda. Alcanzar esa costa, llegar a la meta, fue una gran lección del poder de la propia resiliencia. El festejo fue un abrazo mancomunado y unas fotos. No mucho más. Extenuado, el grupo se trasladó luego en barco hasta Islandia.

Entre las expediciones polares, el cruce de Groenlandia -explica Curiel- se ubica en el tercer puesto entre las aventuras más extremas. Llegar al Polo Norte, trajinando 800 km de hielo marino, desde el continente, (en Canadá o Rusia), es sin dudas la de mayor exigencia. Le sigue el Polo Sur completo, que supone un recorrido sobre esquíes de 1130 km por el hielo continental desde la costa antártica.

Ahora, tras su hazaña, regresará a su primer amor: se embarcará otra vez en un buque para guiar una expedición estadounidense y fotografiar la interacción de la fauna marina en las costas recortadas de las Georgias. Sólo después de allí, volverá a la Antártida, ese continente que, al igual que el Ártico, escapan a toda escala humana.

Puntos registrados en el GPS a través de la travesía por Groenlandia

 

Fuente: www.lanacion.com.ar


Noticias Relacionadas:

- Ocho argentinos realizaron la Primera Expedición Argentina al Polo Norte

- 22 de Febrero día de la Antártida Argentina

- El aventurero Henry Worsley murió cuando intentaba cruzar la Antártida sin ayuda y a pie

- Se inauguro en la Antártida Argentina una nueva pista de aterrizaje

- La increíble Aventura de Shackleton en la Antártida

- A 62 años de la creación del Instituto Antártico Argentino (IAA)

- Historia del sector Antártico Argentino


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.



  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA