Cerrar
Junio 2014 – Revista Digital Nº 47
Conviviendo en las Altas Cumbres

En el rigor de un ambiente hostil esta la oportunidad de reconocernos

- Por Rolando Linzing -

Fotos: Colección Rolando Linzing

Hablar de convivencia  es tan amplio como la vida misma, entonces trataré de exponer mi punto de vista humilde y sincero, para destacar la importancia de compartir un ámbito de montaña por encima de los 4000 metros  con comodidad, tolerancia y entendimiento.

Elegimos escalar Alta Montaña y nos encontramos con montañistas expertos o aficionados que se acercan a este noble deporte (¿es un deporte el montañismo?), nos encontramos también con personalidades egocéntricas y orgullosas y por suerte también, con personalidades increíblemente Sabias...

Cerro Bonete, invierno de 2010, Provincia de La Rioja

El ego nuestro peor enemigo y consejero nos lleva por caminos insospechados tratando de  "escalar" siempre primero,  antes que... adelante de..., Más rápido que....

Es atractiva la posibilidad de realizar expediciones en solitario lo que hace difícil una postura objetiva respecto al tema de la convivencia desde mi lugar de montañista y guía.  Sin embargo, es importante pasar por las distintas instancias de convivencia hasta llegar a la autosuficiencia.

Cuando se habla de convivencia nos referimos al bagaje de experiencias personales que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida en el seno familiar, la escuela y la sociedad, todo va en nuestra mochila junto a la ilusión de hacer cumbre y alguna vianda.  Todos estos elementos van a interactuar con los integrantes y compañeros de expedición, cuanto más alto y conocido es el objetivo más heterogéneo es el grupo, transformando para los que así lo entienden, un ascenso o expedición en una experiencia cultural enriquecedora, dónde no faltan  peleas, celos personales y también los buenos momentos  con  experiencias positivas que nos ayudarán en el futuro a tomar decisiones en nuestra vida.

Aconcagua, Provincia de Mendoza

Aconcagua frente al helicóptero de rescate, Provincia de Mendoza

Cerro Bonete, invierno de 2010, Provincia de La Rioja


Escalar una Montaña

Cuando subimos a una montaña  conocemos nuestra reacción a la altitud a niveles fisiológicos y en algún momento de la expedición la altura nos da la bienvenida y sentimos el rigor del ambiente, hostil a nuestras formas conocidas de vida.

Esta rusticidad es el factor desencadenante de procesos psicológicos inconscientes de supervivencia y se traducen a veces en cambios de personalidad que dificultan ampliamente la convivencia entre los integrantes de un grupo.  Recuerdo una expedición al Monte Pissis (Provincia de Catamarca) donde alguien sentado sobre una roca a 6500 metros decía hablar con el Superagente 86… aunque hay pocos estudios científicos sobre este tema, no es necesario ser sicólogo para darse cuenta que esta persona no estaba aclimatada. De esta manera vamos descubriendo que la convivencia no solo depende de la buena voluntad de los integrantes de un grupo sino de un cúmulo de experiencias personales vividas en las grandes alturas junto a diferentes actores que pueden tener diferentes respuestas.

Rolando Linzing en Ojos del Salado, Catamarca

Rolando Linzing preparado con su equipo de montaña, Catamarca

Rolando Linzing escalando en Perú


El compañero ideal

El o los compañeros son importantes por diversos motivos, pero fundamentalmente porque cuando tenemos un objetivo común  el imaginario colectivo nos dice que llegaremos a cumplirlo juntos y felices… pero la realidad siempre nos pega una bofetada.

“a esta altura de las circunstancias... a esta altura del partido... tratar con altura a alguien..." la palabra “altura” en el terreno de la montaña es una frontera para algunos infranqueable y entonces solo queda el regreso como opción. Es ahí donde la bibliografía, el espíritu de grupo y toda la teoría que aprendimos ruedan desenfrenadamente como un alud de preguntas.

Es difícil ignorar el mensaje implícito en los medios de comunicación cuando vemos programas de aventura, si hasta dan ganas de tirar el control remoto, terminar la cervecita fría y salir corriendo a escalar alguna montaña, bajar algún río o explorar lugares remotos...

A manera de consuelo nacieron las carreras de aventura, aunque algunas no sean más que correr a la orilla del mar o por senderos vacunos , nos dejan extasiados luego de haber renunciado a la urbanidad y emprender la aventura...para regresar unas horas después a la revolución productiva. Esta nueva "filosofía de vida" hace que mucha gente visite el reino de las alturas con una idea equivocada de las actividades de montaña, teniendo como condicionantes de su temeraria actitud el poco tiempo de vacaciones para lograr una aclimatación optima y la velocidad de ascenso muchas veces olvidando que una ascensión debería realizarse a ritmos que nada tienen que ver con una carrera de aventura.

Rolando Linzing en el paso internacional con chile, Paso San Francisco

Con el equipo preparados hacia el campamento base

Rolando Linzing en un descanso

Claro está, que en la historia del montañismo siempre hubo y habrá equipos fuertes, generalmente compactos (por no decir duros) que hicieron de las suyas, pero como ya sabemos el andinismo no es una actividad popular donde es posible cambiar de compañero como de medias y esto nos lleva una vez más a reflexionar que la buena convivencia es casi una cuestión de azar y dependerá mucho en el ámbito que nos toca en suerte. Mi caso personal es Mar del Plata, un pueblo marítimo alejado de las montañas (más de 1000 kmts. de los Andes) y lógicamente con poca fauna de montañistas, aunque sí bastantes escaladores deportivos bastante alejados de las alturas andinas.

Podría decir entonces que si somos emprendedores con espíritu de aventura y ganas de explorar las montañas, el compañero ideal quizás ni siquiera exista para cada uno de nosotros y muchas veces tenemos que estar contentos si conseguimos algún valiente que nos acompañe a subir algún remoto cerro (que si no es el Lanín o el Aconcagua generalmente no califican para el candidato) y después ver si congeniamos con el compañero que nos ha tocado en suerte.

En la montaña en uno de los campamentos


Expediciones Comerciales

En el caso de los grupos que se forman cuando contratamos los servicios de una empresa o guía de montaña las oportunidades de elegir a nuestros compañeros de ascenso son prácticamente nulas, pero todos tienen algo en común y es que generalmente hay un líder que toma las decisiones simples (como la hora del almuerzo) o complejas (como emprender la retirada cerca de la cima), estas decisiones dejan poco margen de conflicto entre los integrantes del grupo y permiten ,no siempre..., una convivencia positiva.

También las empresas que manejan volúmenes más grandes de clientes tienen sus reglamentos escritos a los cuales hay que ajustarse, firma mediante, donde se aclaran derechos y obligaciones de ambas partes, permitiendo de esta forma expulsar si es necesario a algún desubicado o reclamar los clientes ante el incumplimiento del contrato.

Aunque no debemos olvidar que en general los Sudamericanos no estamos acostumbrados, todavía, a un servicio de guiado como en otros países de Europa o Norteamérica donde la profesión de guías existe hace más de 150 años y la imagen del profesional de montaña es vista como un engranaje indispensable para lograr el objetivo, esto se traduce en un mejor entendimiento grupal entre guías y clientes dando como resultado un menor índice de conflictos y una mejor convivencia.

En Argentina, el guía de montaña es una persona experimentada, físicamente privilegiada, contratada para llegar a la cumbre de algún cerro.  En ocasiones, es imposible llegar a la cumbre y la frustración  se vuelve la mochila más pesada.  ¡¡¡ Y un buen profesional es quien debe cargarla sin chistar ¡!!

Ascenso al Volcán Lanin, Río Negro

En la cumbre del Volcán Lanin, Río Negro

Rolando Linzing, bajando en esquíes


Algunas Anécdotas

La altura del Volcán Ojos del Salado

Si hablamos de experiencias personales recuerdo cuando fui convocado para formar parte de una expedición que midió las diferencias de altura entre las cumbres del Volcán Ojos del Salado..

Compañeros de Mar del Plata, Tucumán y Capital Federal nos juntamos en Fiambala,( pequeño vergel cordillerano de Catamarca que vale la pena conocer), para realizar un trabajo científico en la segunda cumbre de América donde se suscitaban menudas controversias con respecto a las alturas de sus 2 cumbres , argentina y chilena.

Para realizar la medición era necesario llegar a sus cumbres y en forma consecutiva una persona debía pararse en la cumbre Argentina con una regla de agrimensor mientras otra persona desde la cumbre Chilena (la más conocida por su ruta normal) debía armar un  trípode con un nivel (utilizado en obras civiles de gas natural, cloacas, etc.) y anotar las mediciones correspondientes.

En este caso la convivencia fue excelente a pesar de conocer a nuestros compañeros de aventura en la expedición misma, que estuvo a cargo del ingeniero Claudio Bravo de Tucumán. Quizás porque el objetivo radicaba en hacer la medición correcta aunque esto implicaba llegar por lo menos con una persona en cada cumbre y el equipo (que no era nada liviano).

Refugio en Perú

En el campamento, Perú

Primer ascenso invernal al Tupungato

En cambio cuando los que fuimos convocados para realizar el primer ascenso invernal al Tupungato nos juntamos en Mendoza, nunca imaginé que la convivencia podría llegar a fracturar un grupo de sólidos montañeros en el día más especial de una expedición,  el día de cumbre...
Podríamos decir entonces que una buena convivencia entre los integrantes de un grupo si bien no garantiza que todos lleguen a la cima ,por lo menos, nos da cierto margen de seguridad. Porque un compañero de escalada puede ser quien te salve la vida en una situación extrema pero también puede ser , inconscientemente, tu verdugo....

Para concluir, creo que la convivencia depende del cristal con que miremos las relaciones interpersonales, mirar el bosque y no el árbol, apreciar el vaso medio lleno sabiendo que el desafío, a estas “alturas” es conocer y ser conocido…porque ¡¡ hasta los más corajudos le hacen retranca!!


Para comunicarse con Rolando Linzing, escribir a: rolyviajes@speedy.com.ar

En el refugio en Torres del Paine

Rolando Linzing preparando el equipo en el Himalaya

Rolando Linzing junto a uno de los hermanos Benegas y a sus compañeros de cordada en el campamento, Himalaya

En el campamento base, Himalaya

Escalando en el Himalaya

Hacia el campamento base, Himalaya

Rolando Linzing con sus compañeros en el Himalaya

Rolando Linzing aclimatandose, Himalaya

Rolando Linzing con sus compañeros, luego de la expedición al Himalaya

Rolando Linzing luego de la expedición al Himalaya


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA